fbpx

“A mi hay lugares que me perturban y me dan paz al mismo tiempo” Miquel Martí

-¿Nos cuentas un poco de ti? A que te dedicas, estudios, trabajo..

Me llamo Miquel, y soy dibujante. Estudié Bellas Artes en la facultad del Politécnico de Valencia, luego hice el máster de profesorado de secundaria, y ahora estoy dando clase de pintura a un grupo de gente mayor. Le dedico mucho tiempo a dibujar, investigar, leer, estudiar idiomas y ahora estoy intentando hacer un poco más visibles y sacarle partido a mis dibujos que están en una web más solos que la una.

 

 

-¿En que momento de tu vida decides iniciarte en la pintura?

Desde que supe que había una carrera que era Bellas Artes y que te permitía aprender y profesionalizarte en la pintura. O sea desde los doce o trece años. La profesora de dibujo del instituto, que era joven, había estudiado Bellas Artes, y se creía tanto la profesión docente como la profesión artística, y me estimuló mucho, de una manera muy natural, a querer luchar y dedicarme a esto.

-¿Qué tienen tus ilustraciones que hacen diferenciarte del resto?

Realmente no sé si son ilustraciones. Una ilustración siempre acompaña, o está en diálogo con algo, ya sea un texto, las letras de un cartel, y se ciñe a un contexto. El contenido de la ilustración siempre es muy directo. Lo que hago de momento, lo llamo simplemente dibujos, ni en un sentido despectivo ni elogioso, simplemente es otra vía. Me doy cuenta de que dibujo cosas relacionadas con el entorno: fragmentos de un área más arquitectónica, otra más periférica, a veces más rural, otros dibujos resultan más sombríos, otras veces con luz, a veces aparece algún personaje, o algún animal, pero pocos por lo general. Me gusta reflejar la (in)quietud y la soledad. El reto está en dibujar algo que no sea simplemente atmosférico.

A mi me obsesiona mucho la sensación de lugar también en el arte, en literatura, como en pintura, como en el cine, en la fotografía o incluso en la música. Los lugares tienen el mismo peso que cualquier personaje. A mi hay lugares que me perturban y me dan paz al mismo tiempo, sí, lo sé, es una combinación extraña, pero intento reflejar eso, esa inquietud, que es lo que siento al fin y al cabo.

 

-¿Como ves a la gente de tu generación?

Voy a ser crítico. A los jóvenes nos veo muy resueltos en construir nuestra identidad, exponernos en las redes sociales,abocados a la inmediatez que te ofrece la vida virtual, pero también nos veo muy inmaduros, parece que la adolescencia ahora se prolonga hasta los treinta y tantos. También percibo que a la gente de mi generación le da mucho miedo sentirse sola y rechazada. Cuando la soledad también puede ser estimulante y organizativa. Seríamos una generación con más potencial si tuviéramos menos dependencia al telefonito, si fuéramos capaces de parar, escuchar, salir de nuestra propia subjetividad. Seríamos unos jóvenes igual de dinámicos pero no tan egoístas.

 

 

-¿Dentro del mundo de la ilustración, donde te ves en unos años?

Pues espero verme dibujando, pintando, evolucionando, exponiendo. Ojalá me fiche una editorial. Me apasionan los libros, como objeto y como compañero de viaje… y tengo una lista de libros a los que me gustaría, sino ilustrar, al menos hacer la portada. Ya veremos, yo soy muy sobrio, la verdad, y la gente prefiere colores llamativos, y lo entiendo, una portada te tiene que llamar la atención.

– ¿Tu inspiración?

El entorno, la naturaleza, la montaña, los animales, los cedros, los gatos, los galgos, las esquinas de mi casa, las paredes. Me inspiran mucho los lugares de tránsito, los jardines, los no-lugares. Las conversaciones con la gente cercana. La voz de la cantante Anohni, que siempre me acompaña.

-Y para acabar, como sabrás en Kluid hablamos de música, moda, gastronomía y como no de ilustración.. nos recomendarías uno de cada?

Como ya he nombrado anteriormente a Anohni, recomiendo un grupo alemán que me encanta, se llaman Bohren und der Club of Gore. En moda me llamó la atención los looks que crea Mario Marquina, me parece que tiene mucho estilo. Gastronomía DUKALA, que es un restaurante árabe en Valencia, la comida toda buenísima. Para variar recomiendo un fotógrafo, que para mi es el mejor, Hugo de la Rosa. Su visión de los no- lugares y su mundo sí que son increíbles.

 

Y para terminar, muchas gracias Kluid Magazine por hacerme un huequito 🙂