Amor con un dedo.

Llega San Valentin, esa temida fecha de la que muchos haters reniegan y se mofan bautizándola como San Solterín. Pero si eres un@ solter@ de oro que se une a este movimiento como mera fachada porque no tienes con quien combatir este frío invierno, no worries. Estás de suerte y contamos por qué. Y es que si bien vivimos en la sociedad del fast fashion y el fast food, la del “aquí y ahora”, también en lo que se refiere al fast dating.

Y no importa como seas o qué gustos ocultos tengas, porque para cada roto hay un descosido y para cada freak, una app de citas. Ya no hay necesidad de fingir quién no eres para ligar, porque hay un lugar para ti.

Bienvenidos a la era del amor moderno y la segmentación. Os presentamos algunas de estas apps de cita, cada una con su público (obviaremos la ya conocida Tinder cuyos ingresos se riñen con los de Netflix):

  • Bumble: la eterna excusa de “que me hable él” o “que me diga él de quedar”, Stop! Las reglas del juego cambian y, aunque esta app de citas podría parecerse a la imbatible Tinder, aquí las mujeres mandan y dan el primer paso. Aunque, personalmente, si se trata de defender la igualdad ¿no deberían ambos tener la misma oportunidad? Y me pregunto sobre la proporción hombres-mujeres de esta app…. ¿La parte buena? Tiene distintas apps según qué es lo que buscas. Así, si tu andas buscando a tu “tocinito de cielo”, te ahorras besar muchas ranas que solo buscan llevarte a la cama….
  • Happn: el aquí te pillo aquí te mato de las apps de citas. Me explico: te cruzas con ese/a tí@ buen@ de la biblioteca y te da vergüenza acercarte a hablarle, o no te da tiempo. Pues abres la app y ahí está, como si de casualidad se tratase. Se acabó el stalking en redes sociales hasta dar con el príncipe azul o la chica del zapato de cristal.
  • Instagram: Lo sé, lo sé, no es una app de citas, o al menos no públicamente. Pero seamos honestos, ¿quién no ha ligado por Instagram? Hay a quien le resulta más efectivo que el Tinder, ya que resulta más sutil y es el objetivo perfecto para esas personas que proclaman la indignidad de Tinder. Y es que siempre hay alguna excepción que hacer con las solicitudes de mensaje que nos llegan de desconocid@s…. Os habla la voz de la experiencia.

  • Amino: Hasta tu lado más “geek” tiene cabida en el mundo de las citas e incluso, contrario a lo que la sociedad nos ha enseñado hasta ahora, puede ser lo que haga que caigan rendidit@s de amor. Ese fanatismo por “Rick y Morty” ahora es tu arma infalible de conquista. Que sí, que la app se anuncia como una plataforma de comunidades para compartir intereses pero… ¿y lo guay que es encontrar a ese/a chic@ que comparte pasión por Juego de Tronos o por los juegos de rol?
  • Sapio: ¿Y para los intelectuales que se sienten por encima de todas estas apps superficiales y que buscan “algo más”, que buscan un cerebro? También hay una para vosotr@s. Para que encontréis a esa persona con la que podáis sacar a relucir vuestros conocimientos sobre el Apartheid sin que os mire con cara de cuadro de Mondrian. Y, como persona que cada vez que conoce a alguien le hace preguntas filtro para valorar su cultura general, he de darle un voto positivo a esta app.
  • Hater: Como no podía faltar, también hay una app para este nuevo grupo social en auge. Y es que nada une más a dos personas que las aversiones mutuas. Pues de eso se trata ni más ni menos, de compartir lo que odias, que siempre es más sencillo que compartir lo que amas en esta actualidad que vivimos.
  • Animalear: La opinión de nuestros amigos y de nuestra madre importa a la hora de elegir pareja, pero casi incluso más, importa también la de nuestra mascota. ¿Qué sería de una relación si a nuestra pareja no le gusta nuestra mascota? Que no te hagan elegir entre ellos porque siempre ganará nuestro peludo. Yo “tengo una amiga” enamorada de su perro, que dejó a un chico 10 porque no aceptaba al perro en la cama o el sofá… Pues bien, esta app te lo pone fácil y tu mascota es la protagonista. Ve a dar un paseo con ese match y su Fluffy, y si congenian contigo y tu Linda, te ahorrarás el disgusto de que ese guap@ chic@ de Tinder que tiene una estudiada foto con un adorable perrito, resulte ser una farsa para ligar. O peor aún, que ese/a que te conquistó en las 3 primeras citas acabe no siendo digno de tu Linda y te lleves un chasco. Así que si eres amante de los animales descárgate Animalear y “deja rastro” (o marca terreno) a ese perfil con un gatito tan mono.

Estas son solo algunas de las apps que segmentan el mercado del ligoteo online. Si algo está claro es que puedes encontrar tu rinconcito, puesto que las hay tan particulares como Blistlr, para quienes les gusta el vello facial, Maple Match, si te gustan concretamente los canadienses, o Sizzl para los amantes del tocino. Por otro lado luego están para los que buscan interés por encima de amor…. Así encontramos HiDine para las mujeres que buscan hombres que vayan a pagar, o RussianCupid para conocer la rusa de tus sueños.

Recuerdo ver en China tableros con fotos en las que las madres exhibían a sus hijos/as para encontrarles candidatos a matrimonio. Ahora la app Tantan ha revolucionado las relaciones del país asiático promoviendo las informales. Estamos ante una revolución en la que no existen los límites y podemos ir mucho más allá del círculo donde nos movemos. Ha llegado la era de las relaciones 2.0 donde tú eliges lo que más te gusta. ¿Libertad, o mercancía al fin y al cabo? ¿Serán así las relaciones más fuertes, basadas en su afinidad e intereses en común? Aunque eso que dicen que los polos opuestos se atraen….

En cualquier caso, este Valentín no tienes excusa para pasarlo sol@!