Cómo el street style de las fashion weeks se está contagiando de marcas deportivas

Lo confieso. Nunca he sido de vestir chándal ni ropa deportiva en la calle. Siendo aún más sincera, excluyendo el chándal del uniforme del colegio que tenía que vestir en las clases de educación física y las mallas que compré la primera vez que fui a un gimnasio de pago hace dos años, mi armario sólo conocía la ropa deportiva de oídas, como una relación virtual o los personajes que te imaginas de las novelas. Sabía que existían pero nunca me pertenecieron. Incluso cuando compré zapatillas para las clases de spinning la marca que escogí fue Uterqüe. Ya sabemos, fashion hasta para comprar el pan.

Segunda confesión: siempre me ha apasionado el estilismo del street style mucho más que el que se expone sobre la pasarela. Incluso cuando en la época del fotolog se llevaba también tener lookbook y las que ahora son macro influencers, antes eran it-girls. Imagino que, por ser de a pie, las atrevidas combinaciones de las blogueras y las asistentes a los desfiles siempre han inspirado las elecciones (y lecciones) diarias de estilo. Se esfuerzan por captar la atención de las cámaras y compiten temporada tras temporada por conseguir armonizar sus atuendos combinando las últimas tendencias en un sólo outfit.

Pero desde hace unos años, especialmente en 2018 y a lo largo de todo este, tras observar las imágenes de los invitados a los desfiles de las capitales de las mejores Semanas de la Moda del mundo he observado un fenómeno del que hasta el momento no me había percatado.

Grandes casas de moda de lujo se alían con marcas deportivas formando un tándem que resulta ser la ecuación perfecta. Llevamos temporadas viendo cómo la moda deportiva sale de las paredes del gimnasio y ve la luz por las calles, pero nunca antes habíamos visto con tanta claridad el maravilloso resultado de mezclar casas tan exclusivas como Balenciaga con Adidas. ¿No te lo crees?

View this post on Instagram

Last look from Paris 💫 ph. @eleonoraph

A post shared by Carlotta Rubaltelli (@carlotta.rubaltelli) on

Hagamos un repaso. Más allá de la propia incorporación deportiva que marcas como Gucci han explotado hasta límites insospechados y de las colaboraciones entre J.Anderson con Converse o Supreme con Nike, las consultoras de moda han dado un paso al frente y han apostado por ser ellas mismas las responsables de mezclar en un mismo look marcas de esta índole.

El año pasado durante la Semana de la Moda de Seúl ya pudimos ver a muchos de los invitado luciendo Vans y, en esta última temporada donde los diseñadores están presentando sus colecciones de primavera/verano 2020 hemos confirmado esta nueva regla: la moda deportiva se alía con el lujo para inundar nuestros armarios.

View this post on Instagram

NIKE HEIR

A post shared by patricia manfield (@heir) on

En la Semana de la Moda de Londres, Patricia Manfield llegaba al desfile de Marques Almedia con unas gafas de Fendi, un conjunto de blazer y falda de piel de serpiente rosa de Miscreants y un top negro de Nike con el que dio el broche final a un conjunto que probablemente no sería tan llamativo de haberle incluido una blusa blanca de seda.

Otro ejemplo y por partida doble: Alexandra Guerain. Fiel a la Semana de la Moda de Milán, demostró con creces cómo el significado de la elegancia está cambiando su connotación. Dicen que el término está viviendo una nueva era y todo parece demostrar que así es.

Scrolleando por Instagram en cuentas de fotógrafos de street-style la encontré. El primer apunte de estilo fue su voluminosa chaqueta con hombreras y tejido de piel y neopreno combinada con las botas altas rojas y bolso a juego de Fendi. El siguiente, el vestido negro ajustado que dejaba ver el logo de Nike justo debajo de sus collares dorados.

View this post on Instagram

📸: @thestreetpie MFW SS20

A post shared by StreeTrends (@streetrends) on

Pero esta no era la primera vez que Alexandra apostaba por una combinación tan atrevida. En París su marca de deporte escogida fue Adidas. Lució un mono deportivo negro corto con una blazer gris de WEEKDAY con unas deportivas de Acne Studios y los mismos collares que en Milán. ¿Qué está sucediendo en el street style? Cuando antes combinar marcas de lujo con otras deportivas más asequibles al consumidor de media clase parecía impensable, ahora parece que ambas corrientes pueden ir de la mano.

La democratización de internet ha facilitado tanto la exposición constante e instantánea en redes sociales y el fácil acceso a las imágenes que la inspiración en las mismas es infinita. Al entrar en un cuenta de Instagram se puede ver en menos de un minuto tanto la última fotografía del  feed de Carhartt como la última historia compartida por Saint Laurent. 

El balance entre las marcas da el salto a la calle y su combinación responde a las demandas de una población cada vez más globalizada que no duda en romper las barreras entre clases sociales, acercarse a lo urbano y trata de unir cada vez más las tendencias de barrio con las grandes y casas de lujo.

Pero esa nueva forma de consumo no deja de ser una mera respuesta a las demandas de la población que visten y actúan en consonancia con los cambios sociales. En plena era reivindicativa, de evolución social y transición política las propuestas de moda caminan a la par con los cambios y apuestan por adaptarse a las exigencias de un público cada vez más compartido.

Una vez más queda demostrado que a veces la auténtica pasarela está en la calle. Yo al menos, que me negaba rotundamente, ya he caído rendida ante esa tendencia. Renovarse o morir, decían, ¿no?.