fbpx

Cosas que hacer para no desesperarte estos días de cuarentena

Día 15,16 o 17 de confinamiento.

Ya hemos perdido la cuenta. Nadie nos preparó para esto , eso es así. Nos está tocando afinar nuestra creatividad para poder mantener la salud mental de la mejor forma posible.

Convivir con nuestra familia,compañeros de piso, amigos o con nosotros mismos las 24 horas del día es un reto desde que nos despertamos y ponemos el primer pie fuera de la cama. Pero como no hay que perder los ánimos ni las ganas de vivir aunque las circunstancias estén peludas como el Yeti y teniendo en cuenta que esto pasará, les compartimos algunas ideas salvavidas que pueden rescatarte de un día de mierda.

Bueno, sabemos que a veces da pereza cocinar pero ahora tienes todo el tiempo del mundo y ninguna excusa. Además, ponerse creativo en la cocina puede subirte los ánimos y con suerte por dos si consigues sacar algo decente y que se pueda comer. Ármate de imaginación y créete el Masterchef de tu casa. Intenta cocinar algo con lo que tengas por casa; es el momento para explorar aquella receta rara sin que nadie te lo recrimine, y quién sabe, igual descubres un don oculto.

– Juego de roles: la cuarentena te puede poner en situaciones complejas, te toca conciliar con la emoción, esa masa extraña de la que a veces rehuimos. Pues bueno, si de algo podemos estar seguros es que el humor nos salva hasta de las peores situaciones y sensaciones. Y no sólo eso, tanto tiempo aislados favorece que el coco se ponga en funcionamiento más tiempo del que nos gustaría; recrearse en aquello que desearíamos cambiar, ser, conseguir, aspirar… fantasear despiertos. Pero es incluso también momento  de sentir algo de irritabilidad por situaciones o personas, convivir las 24h del día con las mismas personas o incluso contigo mismo puede ser agotador. Tanto si es para recrearnos en aquellos sueños como para expulsar la rabia hacia esas personas que ocupan tiempo en tu cabeza , disfrazáte o interpreta sin juzgarte, ridiculiza, caricaturiza y simplemente móntate la performance y pásatelo bien!

– El confinamiento puede hacerte sentir que eres prescindible por momentos, y con ello dejarte ir con todo lo que tienes o realmente quieres hacer. ¿Te cuento un secretillo?, ¡eso está en tu cabeza! Eres tu propio motor, tus ganas, tu impulso. Venga, que no todo va a ser echarte al sofá y jugar al Animal Crossing, toca ser un poco productivo, o al menos intentarlo. Escribe en pequeñas tarjetas cosas que quieres hacer y coge cada día una y comprométete a hacerlo. Tareas que has dejado pendientes, personas a las que quieres llamar desde hace tiempo y no has hecho porque enroscarte como una croqueta en el edredón era más importante. Cortarte el pelo y darte el cambiazo, plantar lentejas y volver a la fascinación infantil de ver como iba creciendo y apestando poco a poco (las dos por igual) o aprenderte la canción de Wonderwall de una maldita vez a la guitarra.

Que no cunda el pánico ¡esto es pasajero! Están siendo momentos difíciles pero, ¿qué batalla no te hace más fuerte? Con el paso del tiempo recordaremos esto con heroicidad, hemos sido parte de un momento social e histórico único. ¿Por qué no inmortalizarlo en el tiempo y así rememorar que hubo un tiempo en el que, ir al supermercado sería el momento más ansiado de la semana? Prueba a escribir un diario o pequeñas notas en las que recopiles hechos anecdóticos de tu día a día, puede ser algo tan absurdo como lograr quitarle una legaña a tu gato, que se dice pronto pero…se resisten eh. Convierte tu día a día en una aventura más emocionante y no olvides que no estás solo en estas circunstancias.

Toca estar en uno mismo estos días y no hay cosa más necesaria que recordarse a diario lo valiosos y válidos que somos. Aunque enfrentarse a diario con esta realidad pueda suponer una cuesta arriba por momentos, es también una oportunidad de oro para conocernos mejor y aprender a aceptarnos. No todo van a ser virtudes, pero oye, incluso en esas puedes destapar y quitarle polvo a otras cualidades que desconocías, ¿no crees?. Te proponemos la idea de sentarte y escribir cartas de amor, pero esta vez a ti mismo. Igual no tienes a tu abuelx o a tu amigx del alma para decirte lo maravilloso, estupendo y buenorro que estás por dentro y por fuera, pero puedes aprovechar para empezar a dedicarte estas palabras a ti mismo. Afila el lápiz o saca tu boli ¡y prueba!

Ese sujeto extraño que asoma de vez en cuando para fumar a la ventana, el de siempre que lava y tiende sábanas 4 veces por semana, el vecino que te regala calcetines y toallas desde arriba cada vez que pone a secar, el que cocina que alimenta y te recuerda que el arroz con tomate frito ya tiene que superarse, e incluso aquel que llamó a la policía alguna vez y te jodió la fiesta… ahora les une una fuerza mayor y es el momento de conocerles, e incluso de reconciliarse. Quién sabe, igual consigues nuevas amistades y más vida social que en tus años de carrera. No te pierdas el “El Momento Aplauso”, en serio, oportunidad de oro.

 

Art by Madkatala