fbpx

Descubre el nuevo proyecto del colectivo LA CURA junto a BAZOFIA

Esta historia nació de una ensoñación intuitiva. A mi cabeza suelen asistir de forma clara las imágenes que después busco crear en mis proyectos. En ellas ya vienen incluidas las personas que las protagonizan, las compañeras perfectas para realizar esa tarea y a veces hasta el olor que nos ayudará a encontrar el clímax. Si escucho todo eso y no pongo resistencia al aluvión de detalles, símbolos, mensajes encriptados y caras que inundan mi imaginación ya tengo el primer paso de la creación hecho. Más tarde, en la segunda fase, hay que recopilar toda esa información, ordenarla y convertirla de forma factible en algo físico.

 

 

LA CURA es el nombre con el que hemos bautizado al colectivo que formamos Pilar Angulo, Carmen Hinojosa, Alejandra Amere y yo, Verónica Morales. Esta iniciativa era una necesidad/deseo que nos gritaba en el estómago desde hace rato. Nos conocemos de grupos de amigas, de trabajos en común, de las redes, de los bares, de la vida al fin y al cabo. Guardo conversaciones interminables con cada una de ellas por separado donde ansiamos crear, con todas se repite lo mismo “quiero/deseo/necesito hacer mis cosas”. Imagino que todas aparte de ser trabajadoras contando las historias de otras personas teníamos el impulso de manejar nuestra propia barca y contar todo eso que nos quema la barriga y no solo contar si no ser dueñas del como contarlo. Eso es muy importante. El cuidado del equipo, la importancia de los detalles, el valor de lo mágico dentro del precario realismo que nos rodea como trabajadoras, eso era importante. Aunque el núcleo del proyecto seamos nosotras contamos con la colaboración de personas a las que también admiramos en lo que hacen y que complementan con nuevas perspectivas nuestra narrativa.

Pilar Angulo es directora de arte y decoradora escenográfica. Estudió Comunicación Audiovisual en la Universidad de Sevilla y máster de Dirección de Comunicación en Madrid. Lleva diez años trabajando en el mundo de las artes visuales dentro del departamento de arte y actualmente estudia el grado de Historia por la UNED. Carmen Hinojosa estudió Psicología en Granada y más tarde se formó como fotógrafa, realizadora y operaria de cámara. Ha dirigido numerosos proyectos personales y su estilo mezcla el género documental con un profundo trasfondo onírico. Alejandra Amere es fotógrafa, diseñadora gráfica y creadora emancipada. Aunque la fotografía es su motor sigue formándose. Es una apasionada del estímulo y el juego a la hora de crear. Yo, Verónica Morales, soy intérprete y creadora. Estudié interpretación en la Escuela de Arte Dramático de Sevilla, cine en la Central de Madrid y más tarde un grado de Artes Escénicas en Girona. Pertenezco al gremio de las artes vivas y adoro la creación de encuentros y las nuevas mitologías.

A principios de diciembre nos reunimos en el café Piola, les conté la historia, les dije que deseaba amasar esa cosa con ellas, les hablé de referencias, de intérpretes, de la música que acompañaría al vídeo; entonces nos miramos y supimos que teníamos la excusa para comenzar a poner en marcha lo que llevábamos tiempo ansiando, era el momento de aprovechar la admiración que sentíamos las unas por las otras. Venimos de diferentes campos de la expresión, pero hay un universo común que nos une y en el que hemos comenzado a explorar.

La historia salía de mi cabeza y se colocaba en manos de cada una de ellas para ser coloreada y hacerse real. Carmen se encargaría del trabajo de cámara, Alejandra de la foto fija, Pilar del arte y yo de la coordinación de intérpretes.

Hemos creado un video performance apocalíptico, premonitorio, cargado de magicismo y en donde cada persona encontrara su propia historia. Es un trabajo de sensaciones más que de narrativa aristotélica.

“Un grupo de mujeres se han unido para crear el apocalipsis. A base de rituales han desatado a la naturaleza y es ella quien las ha ayudado a destruir. Las tierras ya no tienen nombre. Han caminado, han corrido; ahora encerradas en una casa están perdidas al fin. Saben que algo las persigue y esperan una nueva información cósmica para un nuevo movimiento, pero mientras vislumbran el fuego”.

Perdio de Bazofia es el tema que acompaña a la performance y la performance acompaña al tema. La idea no nace para Perdio, pero sí se nutre profundamente de él, considero que se acompañan a la perfección y se resaltan el uno al otro. Es un tema boscoso, misterioso, muy visual. A mí me transmitió intimidad a la vez que fuerza, oscuridad y mucho estómago, se siente algo cálido y muy intenso en sus ritmos y silencios.

Bazofia es una de las cabezas de dragón de Lorenzo Soria, componente de INDUSTRIAS94, Fiera y Califato 3×4. Es una mezcla de sonidos de vanguardia de la música electrónica, vocales distorsionadas, sonidos sucios y punk. Es un proyecto pensado para crear directo con cajas de ritmos, sintetizadores y la posibilidad de introducir instrumentos que sumen a la propuesta. En diciembre del 2019 salió el disco en digital y este 2020, cuando el mundo vuelva a bombear, saldrá el vinilo editado en conjunto por cuatro sellos locales, Telegrama, INDUSTRIAS94, BreakingBass y NerdiboyRecords.

Esta semana abriremos nuestras redes y comenzaremos a bullir nuestro caldo a fuego lento para invitaros a ver el estreno de nuestra primera receta juntas bajo el nombre de LA CURA.