fbpx

Día mundial de… viajar en el tiempo.

Hay un día específico en el calendario para viajar en el tiempo (8 de diciembre) así que en Kluid nos flipamos un poco y lo llevamos a nuestro terreno. Inés tiene su particular forma de vivir este día:

Una de mis cumbres personales en lo que a filosofía se refiere es pensar qué haría si pudiera viajar en el tiempo. ¿Salvaría a la gente de las manos de un dictador o actuaría para evitar algo de lo que me arrepiento? ¿Lo haría al estilo Regreso al futuro, como parte de un experimento de la máquina  del tiempo en sí? ¿O al estilo Midnight in Paris, para disfrutar de la compañía de mis héroes literarios y artísticos ya fallecidos?

Hace unos días fue el día mundial de viajar en el tiempo y para conmemorarlo, he diseccionado las maneras más surrealistas sobre esta creencia irreal que el cine nos ha regalado. Atención: contiene spoilers.

Un clásico: Regreso al futuro

Un tópico como lo es el doctor chiflado, en este caso Doc (Christopher Lloyd), inventa una máquina del tiempo en forma de coche, llamado DeLorean. Este envía a un joven de los 80, Marty McFly (Michael J.Fox) a 1955, pero la máquina se estropea y la única forma de volver al presente es esperar a que un rayo impacte exactamente en el mecanismo que hará arrancar el coche con su potencia eléctrica. Y, ¡oh! Funciona, qué esperabais.

 

En el campo romántico: Una cuestión de tiempo

Un tímido y patoso joven inglés (Domhnall Gleeson) se enamora de una interesante y atractiva chica (Rachel McAdams). Ella es sin duda demasiado para él, pero nuestro protagonista tiene la capacidad de viajar en el tiempo y lo hará tantas veces como sea necesario hasta conseguir a la chica corrigiendo los errores en cada cita. Y el final clásico y cursilón: una vez consigue a la chica no le hace falta viajar en el tiempo porque su vida es ideal y son felices y comen perdices y no quiere repetir los días que son muy bonitos.

 

La capacidad mágica imprescindible en el mundo de Harry Potter

Como no, la capacidad de viajar en el tiempo es una posibilidad mágica bastante básica que no podía faltar en Harry Potter, aunque tardó en aparecer, ya que no fue hasta la tercera entrega de la saga, Harry Potter y el prisionero de Azkaban, cuando se emplea este truco. Hermione utiliza el Giratiempo para poder asistir a todas las clases que le interesan y que tienen lugar al mismo tiempo. Más adelante lo usa con Harry para cumplir con la misión de salvar al hipogrifo.

 

Al estilo volver siempre al mismo día: Atrapado en el tiempo

Sin duda una de mis temáticas preferidas. Cada día se repite en el mundo de Phil (Bill Murray), un periodista que va a cubrir el Día de la Marmota. Pero el segundo día, el día de marcharse, poco a poco se va dando cuenta de que se vuelve a empezar el día anterior. Y aquí es cuando empiezo a disfrutar, cuando el espectador sabe lo que ocurre y el protagonista lo va descubriendo: mismas conversaciones, él se toma la libertad de hacer lo que quiera, de hablarle mal a la gente… Toda una trama surrealista y de las más divertidas del cine.

 

 

¿¿Vosotros qué?? ¿¿Con cuál os quedáis??