Diego Fernandez “El arte en mi caso es más una especie de terapia que una profesión”

 

-¿Nos cuentas un poco de ti?

Mi nombre es Diego Fernandez, soy de Buenos Aires, Argentina. Trabajo en la industria gráfica, y el arte en mi caso es más una especie de terapia que una profesión, si bien acepto propuestas cuando me parecen interesantes y vendo reproducciones de mis obras, no dependo de eso para vivir, lo que me da libertad para dibujar lo que quiero y cuando quiero.

-¿En qué momento de tu vida decides iniciarte en el arte?
Yo solía dibujar muchísimo desde chico, y fue así hasta los 18 o 19 años, cuando dejé el dibujo por completo (no sé bien la razón, pero dejó de parecerme interesante), y no volví a intentarlo hasta 10 años más tarde, aunque en ese caso fue con una tableta gráfica y Photoshop.
-¿Qué tienen tus pinturas que hacen diferenciarte del resto?
Creo que es el aspecto de arte tradicional que tienen, mucha gente no se da cuenta que son obras digitales, porque no tienen ese acabado pulido y artificial del arte hecho con computadora, son mas bien como una mezcla entre arte académico, pintura contemporánea e ilustración. Y otra cosa que muchos destacan de mi trabajo es el nivel de expresividad de los retratos.
-¿Qué es para ti el arte?
Como dije anteriormente, para mí el arte es como una terapia, una vía de escape. Cuando volví a dibujar lo hice como una manera de relajarme después del trabajo, acompañado de música tranquila. Y hoy sigue siendo eso, ya sea haciendo arte o viendo trabajos ajenos, el arte es una puerta a otros mundos y otras realidades y una fuente de disfrute inagotable.
-¿Cómo ves a la gente de vuestra generación?
No tan viejos como para estar ajenos a la tecnología y las formas actuales de interacción y comunicación, ni tan jóvenes como para desconocer la importancia de los libros y la interacción personal, y que no todo está detrás de una pantalla.
-¿Qué consejo le darías a un artista que acaba de empezar?
Que tenga paciencia (algo difícil de conseguir en esta época de inmediatez y redes sociales). Obtener una voz propia y las habilidades para realizar trabajos de una calidad aceptable lleva muchos años de práctica. Vencer la frustración cuando las cosas no salen y entender que detrás de cada dibujo fallido hay un aprendizaje es la mejor manera de seguir adelante y alcanzar los objetivos.
-¿Otra profesión qué te hubiese gustado tener?
¿Ser hijo de un millonario cuenta como una profesión?
-¿Dónde te ves en unos años?
Realmente no lo sé, sí me gustaría que en unos años al ver mis trabajos actuales me parezcan mediocres, eso significaría que seguí progresando.
– ¿ Si tuvieses qué recomendar a 3 artistas, quiénes serían?

Como pintor, Jeremy Lipking. Como dibujante, Amaya Gurpide. Como artista digital, Tom Bagshaw