Diego Sanguino

 

 

 

 

 

“Empecé a estudiar arte en Malasaña, me encantaba la ilustración y el diseño gráfico. Durante aquellos años y después en la Complutense no pare de dibujar. Entonces mi vida era un poco aburrida y también lo eran las cosas que dibujaba, no fue hasta hace un par de años cuando empecé a querer contar historias tras mis retratos. Viaje y estudié en muchos lugares, desde Central Saint Martins en Londres hasta la universidad de Hanyang en Corea del Sur, pero sobretodo conocí a gente muy especial con historias muy tristes a sus espaldas. Cuando dibujo recuerdo a esas personas o imagino a personajes envueltos en situaciones similares. Personas vulnerables ante un entorno hostil, hombres jóvenes rotos por el dolor o el deseo transmitiendo una delicadeza que  trata de reflejar una nueva masculinidad, más sensible y frágil. Y en ello han derivado mis ilustraciones, chicos podridos por pensamientos líquidos que rezuman de sus labios y viajan por sus venas.”