“Diría lo que me digo a mí cada día: cree en ti, crea mucho, disfruta del proceso”Verónica Living

-¿Nos cuentas un poco de ti?
Me llamo Verónica, tengo 23 años. Me he interesado por la escritura y el arte desde siempre, he escrito un par de novelas inéditas, algunos guiones de cortometrajes (e incluso he realizado alguno), y tengo un libro de poesía que se llama Me falta la sangre. He realizado algunas exposiciones colectivas y dos individuales, he estudiado Bellas Artes en Salamanca y en Madrid, y desde hace un año estoy viviendo en Cáceres, compaginando un trabajo a jornada completa y mis proyectos artísticos, esforzándome mucho para que poder vivir de únicamente del arte, que es mi pasión. En los últimos meses me estoy centrando más en la escritura, la fotografía y la ilustración, pero también me interesan muchísimo el audiovisual, la escultura y los nuevos medios. De hecho, me considero una artista multidisciplinar ya que siempre trato de buscar los lugares comunes entre todas las disciplinas, y a través de ellos explorar los temas que me interesan, que suelen ser la intimidad, lo cotidiano, el feminismo, la propia escritura, el propio arte, y la propia vida.
 

-¿En qué momento de tu vida decides iniciarte en el arte?

 Pues como he comentado, es algo que me lleva saliendo desde que tengo uso de razón, y fui desarrollándolo durante toda la niñez y adolescencia. Cuando llegó el momento de elegir estudios, me decanté por Bachiller Artístico, y dos años más tarde por hacer Bellas Artes. Es algo inherente en mí, no tengo ningún recuerdo de mi vida en el que no estuviera en un proceso creativo o interesada por aprender más sobre arte en cualquier sentido. Incluso he intentado (vagamente, valga decir) dejarlo alguna vez, pero no soy capaz.
Puede que suene un poco ñoño o cliché, pero es verdad: no puedo entender mi vida sin el arte. No me la imagino. La expresión artística, de cualquier forma, es mi manera de procesar las cosas que me pasan y cómo me siento.

-¿Qué tienen tus pinturas que hacen diferenciarte del resto?

 Esta me resulta una pregunta bastante difícil porque es complicado ver lo original o diferente en piezas artísticas actualmente, y más en las de una misma, ya que no puedo ser objetiva conmigo. Pero diría que si algo hay algo que se puede resaltar en mis obras son la pasión con las que las hago, y todo lo que ello conlleva: la sinestesia que se genera. 

Para mí el proceso creativo es muy importante, y casi estoy en uno continuo, porque (aunque no lo muestre demasiado) escribo un diario desde hace años, y casi siempre es a partir de ahí, de la escritura, desde donde germina todo lo demás, o a donde llega. De esta manera, pretendo que en cada cosa que hago siempre se entrevea algo más. Es decir, si muestro una fotografía, voy a intentar que haya algo de poesía o de dibujo en ella. Si escribo un relato, quiero que se vean imágenes al leerse. Supongo que busco esto porque soy sinestésica, es mi manera de ver y sentir las cosas, y por lo tanto como me nace expresarlas.

-¿Qué es para ti el arte?

He pensado mucho en esta pregunta tan ambigua y subjetiva, sobre todo en los últimos cinco años, y la conclusión a la que he llegado por ahora es que para mí el arte es una comunicación. Normalmente, una comunicación rota. Tengo pendiente una serie de ensayos sobre esto.

-¿Cómo ves a la gente de vuestra generación?
 Nos veo potentes. Creo que somos una generación muy fuerte, que hemos nacido en una época en la que tenemos muchísimas referencias a nuestra disposición, y de manera muy fácil. También me parece que tantos estímulos nos pueden generar ciertas distorsiones, nos pueden agobiar y frustrar, en gran medida por la influencia de las redes sociales, que nos hace sucumbir a un ritmo de visión y de creación frenético, donde se nos exige mirar y generar miradas constantemente.
Creo firmemente que tenemos muchísimo potencial, miro a mi alrededor y veo una cantidad inmensa de talento, desde tantos ámbitos y lugares que a veces resulta incluso abrumador. Creo que estamos cambiando los paradigmas y eso me apasiona.
 
-¿Qué consejo le darías a un artista que acaba de empezar?
​La verdad es que no considero que tenga mucho derecho a dar consejos, me da la sensación de que yo misma acabo de empezar a desarrollar mi carrera artística “en serio”. Pero le diría lo que me digo a mí cada día: cree en ti, crea mucho, disfruta del proceso.
-¿Otra profesión qué te hubiese gustado tener?
​ Que no estuviera tan relacionada con el mundo del arte… profesora de literatura y/o psicóloga.
 
-¿Dónde te ves en unos años?
 Mi plan es mudarme a Málaga o a Barcelona para estudiar un máster en Investigación y Producción Artística, y continuar compaginando los estudios con mi trabajo artístico (del que espero que dependa mi economía en no mucho tiempo, y no de un trabajo externo) hasta sacarme un doctorado. Mi sueño es dedicarme cien por cien a la producción e investigación artística, en todas las disciplinas que me llamen la atención, y vivir al lado del mar.
 
– ¿ Si tuvieses qué recomendar a 3 artistas, quiénes serían?
 Uf, solo tres es complicado. Me han inspirado mucho Louise Bourgeois o Chantal Maillard, por ejemplo. Admiro mucho a Paula Bonet.