fbpx

El temor al transhumanismo lleva a la artista Ela Fidalgo a homenajear el cuerpo humano desvestido, imperfecto, diverso… en su exposición De ente et essentia.

El temor al transhumanismo lleva a la artista Ela Fidalgo a homenajear el cuerpo humano desvestido, imperfecto, diverso… en su exposición De ente et essentia. Armada con tules, algodones, óleos o ceras, su propia figura –que tanto dolor le ha causado– es también protagonista.

Desnudos frente a la tecnología

Desde muy joven la creadora Ela Fidalgo (Palma de Mallorca, 1993) descubrió que la tela, el hilo y la aguja eran sus herramientas para expresarse tanto en la pasarela –fue Premio Ego Samsung en Mercedes Benz Fashion Week Madrid 2016– como en las paredes de un museo. En ese mismo año en que recibe el galardón, con 23 años, presenta su primera exposición individual en una galería de Mallorca, Trabajo en curso.

Luego han seguido tres exposiciones individuales –si hablamos de su carrera como artista–, y, como diseñadora, fue finalista en el prestigioso Festival d’Hyères con su colección Earthwork en 2018. Su trabajo ha viajado desde Praga a Atlanta pasando por Lisboa o Hamburgo.

Desde hace unos años, su labor creativa se ha centrado en su carrera artística. Ha desarrollado una lenguaje único utilizando telas que cose mezcladas con óleo y ceras. Su obra incluye pintura, escultura e instalación. Fidalgo se plantea interrogantes sobre el comportamiento humano a través de pinturas que dan forma a emociones. Su etapa en el mundo de la moda se refleja constantemente en su producción artística a través de los característicos bordados, patchworks,… que encontramos en sus lienzos.

En 2022 participó con su galería, La Bibi Gallery, en UVNT (Urvanity Art Fair) y fue galardonada con el Premio Fundación Nadine. En las obras que presentaba Fidalgo nos hablaba de la cara oculta de las redes sociales. En su primera individual en Madrid, De ente et essentia, cuerpos desnudos nos hacen reflexionar sobre a dónde nos puede llevar la tecnología aplicada a las capacidades humanas normales. La simple figura humana frente al transhumanismo.

Fidalgo reconoce la influencia de su abuela materna –maestra bordadora– y el escenario de su infancia, un pueblo –Carbajales de Alba, Zamora– donde las mujeres bordaban mantones de Manila, trajes regionales o trajes de toreros. De esta forma, los bastidores fueron los primeros marcos de obras que dibujaba a base de aguja e hilo. Alejada de las técnicas académicas, en su universo predomina el arte figurativo con toques naif, creando falsos collages tras los cuales, siempre hay una historia.

De ente et essentia : Aprender a dibujar y a quererte

 Es el cuerpo el gran protagonista de la muestra. La artista se ha enfrentado a la figura humana como un estudio anatómico pero también a la suya propia. Fidalgo conoce las proporciones del cuerpo por sus estudios de moda, pero al no pasar por una escuela de bellas artes, no tenía los conocimientos para dibujarlo. “Esta exposición ha sido un aprendizaje pero también una acción terapéutica, a la vez que aterradora”, afirma. “De jovencita sufrí un trastorno alimenticio, de ahí tengo episodios de ansiedad y, sobre todo, de dismorfia sobre mi cuerpo. Hay días en que, viendo mi imagen en el espejo, a veces me cuesta respirar o me produce mareos”. El simple boceto de un cuerpo desnudo podía producir a Fidalgo un bloqueo puntual. Como cura, se hizo fotografiar desnuda. Luego, se dibujaba para, más tarde, deformar esas figuras. Después de ese proceso, se dio cuenta que estaba usando ese método para poder aprender a dibujar cuerpos desnudos a raíz del propio. En la serie que compone De ente et essentia sus personajes –a veces incluye autorretratos– no son hiperrealistas, ni siquiera realistas. “A veces, mis figuras tienen seis dedos porque se me ha colado uno.

Otras, no tienen piernas pero, ¿por qué no? Seguro que hay personas con más o menos miembros. Lo que intento evocar, de alguna manera, es otra clase no perfecta de belleza”.

Fidalgo reconoce que “la imperfección alimenta el aprendizaje, la curiosidad, la imaginación y la creatividad”.

Todo el proceso de trabajo se ha convertido también en un tratamiento. Primero, el miedo de Fidalgo ante el cuadro y el bastidor vacío. El miedo a arruinarlo. Ella lo denomina “el ritual de humildad ante el lienzo”. Luego llega el trazo, la pintura, en solitario. Pero hay otro momento clave que es cuando su equipo –heterogéneo en edad, sexo y formación–, se reúne alrededor del lienzo a coser. “Es como hacer una gran comida familiar. Nos contamos anécdotas, pensamientos, sueños, ilusiones. Compartimos y regalamos recuerdos y eso los hace tangibles”.

En estos últimos trabajos aparece como novedad el tul. “Normalmente uso parches de tela, pero con el tul he querido crear capas y capas, solaparlas, como las cebollas, como las personas”. Sus claroscuros no son realistas, su gama de color es más apagada que en trabajos anteriores.

Exposición De ente et essentia

 

Fechas y lugares Del 6 al 9 de octubre, en Madrid (Jorge Juan, 137) (TBC) Desde el 18 de octubre, en Palma de Mallorca (La Bibi Gallery HQ)

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.