“Faces”, un proyecto de Nieg que usa Tinder como herramienta sociológica

Qué pasa Kluiders!

¿Os acordáis de Nieg? nuestro artista trotamundos con una perspectiva muy crítica de la actualidad vuelve a presentar uno de sus proyectos y esta vez en nuestra querida Málaga.

Anoche pudimos disfrutar de unas cervezas con este artista tan peculiar y nos comento que tendría dos fechas donde se expondrá su videoproyecto que realizó en Alemania junto a otros grandes artistas del sur.

La primera será este Sábado 12 de Enero y la segunda el 2 de Febrero. ¿Dónde? Nada menos que en el Artsenal que se encuentra en el puerto de la ciudad natal de Pablo Picasso.

Le preguntamos a Nieg que nos cuente un poco sobre su proyecto:

“Faces”

“La idea de este proyecto es bastante simple, una persona sentada durante 10 minutos delante de una cámara con su mirada en el objetivo. A primera vista no parece nada especial ya que todos comienzan de la misma manera, una imagen en blanco y negro sin sonido y un individuo intentado mostrarse de la mejor manera posible, aunque tras un par de minutos cada protagonista comienza a mostrar su propio drama.

Es normal que siempre intentemos aparentar algo que no somos ante personas que no conocemos por miedo a ser rechazados debido a que no sigamos los ideales de la sociedad en la que vivimos, por ello comencé a usar la aplicación Tinder para contactar con desconocidos y proponerles este proyecto. Fue muy gracioso ya que la mayoría de las personas a las que contactaba se creían que era una manera de ligar bastante cutre, y muchas otras que vinieron se esperaban que después de la grabación ocurrieran otras cosas, pero no, aparte de unos resultados muy interesantes y risas no ocurrió nunca nada.

Todos los participantes de este video se quedaron fascinados de los resultados. De primeras mi idea era que esto sea mas bien una obra de arte individual para aquella persona que participe en ella y en segunda instancia para el público posterior.

Bueno expliquemos ahora un poco cómo funciona todo esto. Un desconocido al que le había propuesto participar en un proyecto artístico llega a mi casa sin apenas haberle explicado nada. Una vez aquí le explico que tiene que sentarse delante de la cámara durante 10 minutos y que no será grabado el audio. Es aquí donde le pregunto cómo prefiere realizarlo ¿quiere estar solo en el cuarto o quiere que yo este también? ¿quiere escuchar música, prefiere hablar o quedarse en silencio? lo importante es que se sienta cómodo. A continuación comenzamos a grabar y cada uno sigue el guión que lleva en su cabeza.

Tras un par de minutos comienza lo interesante del asunto. La gente deja de posar y su forma de actuar cambia, sobre todo sus miradas. Por ello 10 minutos, sabía de antemano que nadie se soltaría delante de la cámara desde el momento cero, cada uno necesita su tiempo de adaptación, aunque por lo general solía ocurrir el cambio entre los minutos 2 y 3.

Con la grabación lista y el video modificado al resultado final me vuelvo a sentar otra vez con el actor principal y lo vemos juntos. Es aquí el momento más interesante de todo el proyecto. La reacción de aquel que se mira a si mismo a los ojos.

Hoy en día nadie se mira a si mismo a los ojos he intenta ponerse en la situación de uno mismo. Hay una gran diferencia de mirarse a si mismo a los ojos en el presente que observar la mirada que uno mismo tenía en el pasado. Cuando te miras al espejo ves lo que esta pasando, todo lo que ves refleja la realidad y el momento. Tus pensamientos y la información que te dan tus sentidos están en concordancia, si decides mover el brazo derecho ves en el espejo como se mueve tu brazo derecho y eso te confirma que tus acciones sincronizan con tus pensamientos, pero ¿qué ocurre cuando te ves a ti mismo a los ojos en un espacio temporal diferente al presente? Es aquí cuando el proyecto empieza a generar conflicto en el observador, ahora es el mismo el que tiene que ponerse en su misma piel momentos atrás teniendo como referencia el medio más expresivo que tenemos: Nuestra mirada, la puerta hacia nuestra alma.

Todos acabaron sorprendidos de verse a si mismo, incluso para dos de ellos este proyecto tuvo un efecto terapéutico. Durante los primeros minutos del video ven en él la manera en la que ellos mismos les gustaría que el mundo les percibiera, pero tras el punto de inflexión ven como se les percibe de verdad.

Estos dos volvieron un año después preguntando si podían volver a ver el video. El primero estaba pasando por una fuerte depresión en el momento que grabamos y el segundo se había adentrado en el mundo del tráfico de las drogas. La segunda vez que vieron el video ambos había superado esa etapa en su vida. Al ver su propio mirada del pasado ambos estaban felices de haberlo superado y con lágrimas en los ojos me dieron las gracias por este proyecto.

A fin de cuenta lo único que estáis viendo son los diarios de algunas personas que decidieron plasmar su historia, donde las imágenes son las hojas del libro y la mirada la tinta que forman las palabras que cada uno decidió plasmar en ese momento de su vida.

@nieg_art

@artsenal.malaga

www.artsenal.es