fbpx

#Fotosentiempodelcoronavirus: la iniciativa emprendida por Lucho Dávila (a.k.a ‘iamtrece’)

Si hay algo para lo que nos está sirviendo esta insólita cuarentena, es para desarrollar nuestra creatividad hasta límites insospechados. Y es que, tenemos frente a nosotros una oportunidad de oro para conocernos más a nosotros mismos, indagar en nuestro interior y dedicar tiempo a aquellas actividades que tienden a quedar relegadas a un segundo plano en nuestro día a día. Son muchas las iniciativas que han surgido vinculadas al mundo del arte y la cultura. Música, pintura, cine, danza o teatro son algunas de las disciplinas que, en estos tiempos difíciles, han decidido darse la mano e iniciar un camino conjunto a través de proyectos sin precedentes y distintas modalidades de festivales, todos ellos emitidos vía online.

El fotógrafo Lucho Dávila no ha querido quedarse atrás, por lo que ha decidido emprender una innovadora y revolucionaria  apuesta  que toma como elemento principal su profesión, convertida a su vez en su pasión predilecta: la fotografía. #Fotosentiempodelcoronavirus, el reto promovido por el ecuatoriano, quien ha trabajado mano a mano con publicaciones internacionales como Rollig Stone, Nylon Magazine o Icon, nos invita a compartir bodegones capturados en nuestras propias casas (como no podía ser de otra manera). “Creo que es una buena oportunidad para hacer bodegones en casa y desarrollar nuestra habilidad en esta modalidad” comentaba Dávila, mejor conocido como ‘iamtrece’, en sus redes sociales. “No es un género que se me dé muy bien, pero podemos empujar nuestra creatividad hacia sitios desconocidos hasta ahora” añadía.

La iniciativa acaba de ser anunciada a través de su canal de Youtube, en el que comparte desde hace meses consejos y recomendaciones dirigidos a sus compañeros de oficio y a todos aquellos interesados en conocer un poco más de cerca su trabajo, que van desde ‘Cómo mejorar tus contenidos para fotógrafos de moda’ hasta ‘La importancia de la música en la fotografía de moda’. En el video introductorio, el fotógrafo adelanta que “no habrá ganadores ni perdedores, simplemente publicaré las fotografías recibidas en mi próximo video”. Frutas, plantas o rincones de la casa inexplorados que pueden convertirse en un escenario idóneo para tomar una instantánea. Todo está permitido. “Esta situación nos ha unido como mundo y tiene su lado bonito” concluía Lucho, para posteriormente dar paso a algunas de las fotografías que él mismo había capturado en su hogar, en las que se advierten desde un ajo hasta una lámpara, pasando por un frasco de perfume, un collar o un espejo.

Para participar, basta con utilizar el hashtag #fotosentiempodelcoronavirus y etiquetarle junto a la imagen en Instagram (@iamtrece). Hablamos con el fotógrafo para conocer más en profundidad quién es, cuál es su trayectoria y cómo entiende el fascinante mundo de la fotografía.

¿Por qué elegiste ‘iamtrece’ como pseudónimo?

Siempre me han llamado la atención las supersticiones y la forma en la que el mundo deja en manos de un número o un trébol decisiones muy importantes o limitan decisiones por miedos. Como la triscaidecafobia, la fobia al número trece. Por llevar la contra siempre he usado el número trece como mi número, con el afán de demostrar que es solo un número. Lo utilizo como seudónimo junto a un logo en braille porque nunca he creído en la suerte, pero si que sería mala suerte quedarme ciego siendo fotógrafo.

¿Cuál fue tu primera aproximación a la fotografía? ¿Siempre quisiste dedicarte a esta profesión?

¡Qué va! A mis 17 iba a ser ingeniero… ¡menos mal que ni lo empecé! Supe que me encantaba la fotografía cuando viajé a Tokio con mis padres, meses antes de hacer el examen de ingreso a la universidad. Allí descubrí la luz de verano de un país que no está en la línea ecuatorial. Verás, yo soy de Ecuador y allí el sol casi nunca lo ves de forma lateral sino perpendicular. Tampoco tenemos estaciones, todo es muy monótono en términos de luz.

Pero no estudié fotografía enseguida. En Quito, no había fotografía como carrera, así que estudié diseño gráfico y comunicación visual. No fue hasta unos años más tarde que pude estudiar fotografía.

¿Cómo definirías tu estilo fotográfico en 3 palabras?

¡Qué difícil! Diría cinematográfico, experimental, jam session, como en el jazz.

¿Qué género fotográfico es tu predilecto? ¿Por qué?

La moda, me encanta que puedes crear historias fantásticas con un mensaje. Hacer editoriales me recuerda a los cómics; cada cuadro es una imagen y el reto es contar la historia en no más de 10 imágenes. También lo relaciono mucho con la pintura. La fotografía de moda se ve influenciada por las situaciones políticas que vive el artista, ahora más que nunca, al menos la buena fotografía de moda. Ahora durante esta cuarentena he empezado a disparar bodegones, sin mensaje, solo porque es un género que no domino y necesito practicar.

¿Y qué modalidad es la que menos te gusta? ¿Por qué?

E-commerce, ¡es un coñazo! Jajaja pero paga las cuentas. No me gusta porque es muy repetitivo y te limita en términos creativos dependiendo de la marca, lamentablemente se me da bastante bien por mi background en publicidad.

Has estado al frente de varias agencias de publicidad durante varios años. ¿Cómo han influido estas experiencias en tu fotografía?

Principalmente a entender e interpretar la voz de cada marca y poderlo transmitir a través de la imagen. Aprendes a ser resolutivo y creativo, pero también a entender la importante y fina línea que diferencia el arte y la comunicación visual.

¿Dónde te formaste? ¿Qué es lo que más te impresionó de este mundo durante tu etapa de aprendizaje?

En muchos lugares, me formé en Quito, Madrid y Londres. De las cosas que más me ha impresionado ha sido asistir a fotógrafos muy buenos cuando estaba empezando. Hunter & Gatti por ejemplo, y poder ver como fotografiaban celebrities o grandes campañas con marcas internacionales.

Eres originario de Quito, Ecuador. ¿Cuándo y por qué decidiste trasladarte a España?

Decidí cambiar de rumbo mi vida. Hasta el 2012 trabajé en publicidad y estaba estancado profesional y emocionalmente. Empujado por mis padres, encontré un máster que solo lo había en el IED de Madrid, no precisamente en fotografía. Así que me aventuré en el 2013, desde entonces mi vida cambió totalmente. Me enamoré de Madrid, empecé a patalear en fotografía de moda y a formarme. Nunca pensé que de verdad podría vivir de la fotografía. Considero que aún tengo un largo camino por recorrer.

Fuiste seleccionado para participar en un programa de mentoring junto al fotógrafo de moda mundialmente conocido Nick Knight. Háblanos de esta experiencia.

Fue bastante interesante poder tener acceso a gente como Nick Knight y Alessia Glaviano, poder escuchar y hacer preguntas sobre su trabajo en la moda. Más que aprender sobre fotografía aprendí a entender la moda. También fue una gran oportunidad tener opciones como publicar en The British Journal of Photography, The Impression e incluso ser seleccionado para hacer el backstage de Val Garland en la London FW (al cual no pude llegar por trámites de visados a UK).

¿De qué trabajo estás más orgulloso? ¿Por qué?

¿Hoy en día? De ninguno. En su momento todos me parecían fantásticos, luego miro atrás y me pregunto cómo pude haber hecho eso. Supongo que es bueno ver como va evolucionando mi trabajo. Muchas veces también me pasa que me olvido de trabajos que he hecho, pero si tengo que elegir uno, puede ser una foto en particular que hice en el backstage de Off White en la Paris FW SS20 en septiembre 2019 a Axelle Doué, y mira que estaban las hermanas Hadid.

¿Para qué marca o artista te gustaría trabajar?

Me fliparía fotografiar a Quentin Tarantino, a Keanu Reeves y a Harrison Ford vestido de Indiana Jones jajaja. Me lo pasaría genial en ese shoot. También a los integrantes de Coldplay y a Jorge Drexler, lo admiro mucho. De marcas, me encantaría hacer una campaña para Yohji Yamamoto, seguro nos entendemos bien.

¿Crees que los fotógrafos de moda están suficientemente valorados?

Para nada, cobramos mal y tarde. Creo que debido a la creciente competencia de cámaras en los móviles hemos perdido valor ante el público en general. Pero más importante que eso, he visto en repetidas ocasiones que quien nos debe contratar en marcas o medios no sabe de arte o de fotografía, entonces su criterio suele ser amistad y peor aún, popularidad y tendencia, sin reflexionar que todo eso es pasajero. Lo he visto en todo el mundo, pero sobre todo en países latinos, incluyendo a España.

¿Quiénes son tus principales referentes?

Helmut Newton, Hopper, Chick Corea, Nick Night, Yohji Yamamoto, Steven Meisel, Todd Hido, Steve Cutts, Coco Capitan, entre muchos otros.

Acabas de emprender un proyecto con motivo de la cuarentena a la que nos enfrentamos, bajo el nombre de ‘La fotografía en tiempos del coronavirus’. Háblanos de esta iniciativa.

Hace menos de un año empecé un canal de Youtube (iamtrece tv) donde semanalmente subo vídeos relacionados a la fotografía de moda. Ahora, con motivo de la cuarentena que estoy pasando solo en casa, he pensado que muchos fotógrafos pueden estar en mi situación, sin modelos para fotografiar. Por lo que he lanzado una propuesta para que fotógrafos disparen bodegones durante la cuarentena, los publiquen en Instagram etiquetándome (@iamtrece) y con el hashtag #fotosentiemposdelcoronavirus, y yo las publicaré en mi próximo vídeo de Youtube; y así empujar la creatividad de cada uno.

¿Qué crees que nos está enseñando esta excepcional situación? ¿Valoraremos más el arte y la cultura a partir de ahora?

Pienso que el arte siempre ha sido nuestra válvula de escape como humanidad. No sé si porque en Latinoamérica está muy politizado, pero yo lo veo así. Durante estos días mis vecinos han dado 5 conciertos desde sus balcones y creo que ha sido clave para que podamos ver a otro ser humano, que podamos saludar y hablar sin medios electrónicos de balcón a balcón. Creo que después de esta pandemia debemos valorar la dirección en la que va esta sociedad, y el arte es un buen punto de partida. Por ejemplo, la película del Joker es una reflexión muy clara de como la sociedad actual está diseñada para marginar a la gente que no “encaja”. Lamentablemente tenemos que llegar al borde de la extinción para reflexionar sobre el tema.

¿En qué proyectos estás trabajando actualmente? ¿Cuáles son tus próximos retos?

Ahora mismo estoy muy enfocado en una publicación que espero poder sacar este año, en rodar fashion films que han quedado retrasados por la cuarentena y en mi canal de Youtube, con vistas a las Fashion Weeks de Londres y París en septiembre. Mis próximos retos se debaten entre encontrar financiación para mis proyectos y continuar disparando campañas en lo que queda del año. Y artísticamente en dominar solo disparar fotografía analógica en medio formato.

¿Qué consejo le darías a un joven fotógrafo que aún no ha acabado de encontrar el estilo con el que se siente cómodo al 100%?

Somos muchos y ganamos poco… jajaja nah, creo que todo es probar, pero no solo probar en fotografía sino en diseño, dirección de arte, pintar. Tengo la suerte de tener padres muy comprensivos y abiertos de mente. Gracias a ellos desde muy pequeño he probado a tocar guitarra, piano, bajo, pintar, hacer velas, pintar vitrales, hacer bisutería, hacer animación 3D, lettering, fanzines, etc. Creo que la clave está en probar muchas cosas, porque si no lo haces, nunca sabrás si te gusta y eres bueno en ese estilo.