fbpx

“FRÍAS FILIAS”, el proyecto basado en la descontextualización de las filias sexuales a través de una visión estética y realista

Frente a la excesiva sexualización de la vida dentro de nuestra sociedad, he decidido, desde un punto de vista completamente frío, objetivo y estético, fotografiar a distintas personas desarrollando lo que es considerado como lo más guarro y extremo dentro del sexo en el imaginario colectivo. Para ello, quiero poder observar de manera fría, sin tener en cuenta lo se dice ser moralmente bueno o malo para, en un entorno de estudio, poder tener una visión puramente objetiva de la filia sin tener en cuenta su extrema sexualización. Permitiéndonos así, poder observar lo que directamente se nos presenta como prohibido e indigno de ver -y mucho más de hacer-. Se dejará en un segundo plano lo sexual de la situación gracias a los desnudos y al fondo rojo carmín -el color de lo sensual, de la pasión y lo carnal por excedencia-. Estos elementos funcionaran como un recordatorio constante de lo erótico de la acción para que, una vez relegados del protagonismo, y gracias a la luz artificial, podamos poner el foco -de estudio- en aquello que tradicionalmente se nos ha ocultado por lascivo.

“FRÍAS FILIAS”, el proyectobasado en la descontextualización de las filias sexuales a través de una visión estética y realista

FRÍAS FILIAS

Manel Ramón La filia es el lado oscuro de la luna es un fuego púrpura, magia o brujería. Es jugar con un as en la manga. Es tan natural como mear en el mar. Mas no se puede mostrar, ni en la calle ni en la cena familiar. Es privado, oculto; casi secreto, pero esta en tiendas y en folletos. Nos gusta lo general pero no deben perderse los detalles. Haciendo de lo mundano un lujo particular -Martín Obio

 

BASOEXIA

Sin besos no hay orgasmo.

La basoexia está centrada en los besos. Solo se consigue alcanzar el orgasmo o la plenitud del acto sexual a través de los besos. Así, si no hay besos durante la práctica sexual, dicha persona tendrá una respuesta sexual negativa o inexistente (falta de deseo, por ejemplo). Los besos son una auténtica obsesión para el que sufre basoexia y la persona que sufre dicha parafilia no piensa en otra cosa que en dar y recibir besos a cualquier momento del día.

 

 

SALOFILIA

Placer por el cuerpo húmedo.

La reacción natural de nuestro cuerpo al ver algo que nos gusta, y queremos meter en nuestra boca, es salivar. Quizás por eso ver a una persona salivar cuando nos mira, puede resultar muy excitante. La salofilia es una práctica que consiste en obtener placer sexual a través de los desechos salinos de nuestro cuerpo, como por ejemplo el sudor, la saliva, el semen o el flujo vaginal.

Los fluidos son también un factor clave en la excitación durante la relación sexual. Usar mucha saliva en prácticas como el sexo oral o la masturbación, disfrutar del olor que desprende la persona sudada durante el sexo o en el sabor y el gozo al intercambiar besos después del sexo oral.

 

AGALMATOFILIA

El sexo con esculturas.

La agalmatofilia consiste en sentir deseo sexual hacia una estatua, muñeco, maniquí u otro objeto figurativo similar. La atracción puede incluir urgencia por contacto sexual efectivo con el objeto, una fantasía de tener encuentros sexuales o no sexuales con una instancia animada (o inanimada) del objeto preferido, el observar encuentros entre objetos de este tipo, excitarse mediante la observación de esculturas en posiciones sugerentes o desnudas, o el placer sexual obtenido de pensamientos de ser transformado o transformar a otro en el objeto deseado.

 

IPSOFILIA

Excitación por uno mismo.

La ipsofilia se define como la excitación causada por la propia imagen. Los seres movidos por la ipsofilia disfrutan con el simple hecho de evocar su cuerpo, para eso se ayudan en ocasiones de espejos o vídeos grabados anteriormente donde el protagonista es siempre su persona. Se dice, incluso, que esta parafilia es el narcicismo llevado al extremo sexual, la persona está enamorada de sí misma ya que se considera hermosa; puede pasar largo rato delante del espejo, acariciándose, besándose a sí misma y masturbándose, sin necesidad de imaginar nada más para excitarse.

PIGOFILIA

Obsesión por las nalgas ajenas.

La pigofilia es la excitación o placer sexual derivados de la visión o contacto con nalgas ajenas. Mientras que las nalgas femeninas son erotizadas a menudo en el erotismo heterosexual, las nalgas masculinas son erotizadas en los círculos gays. Los expertos afirman que las nalgas indican la forma y tamaño de la pelvis, lo cual tiene relación directa con la capacidad de reproducción en las relaciones heterosexuales. Mucha de la sexualidad masculina gay se centra en torno a la penetración anal, por lo que las nalgas son erotizadas por su proximidad al ano y los genitales. Esta filia es sumamente común entre la población desde hace siglos. Estatuas creadas hace tanto como 24.000 años AC como la Venus de Willendorf tienen nalgas, caderas y muslos exagerados.

GINEMIMETOFILIA

La ginemimetofilia consiste en la atracción sexual hacia personas con sexo anatómico y morfológico masculino que se visten o se comportan socialmente como mujeres (ginemimesis), están bajo un tratamiento hormonal de transición sexual o han completado la reasignación de sexo. En 1993, el estudio «Men with Sexual Interest in Transvestites, Transsexuals, and She-Males», de Ray Blanchard y Peter Collins, lanza el término ginandromorfofilia (gynandromorphophilia) para referirse, únicamente, a la atracción sexual hacia personas con apariencia femenina pero que no han pasado por una operación de reasignación de sexo, como travestis o shemales. Desde entonces, existe una tendencia a preferir el término ginandromorfofilia para estos casos, mientras que ginemimetofilia se usa para la atracción hacia transexuales post-cirugía. Sin embargo, aún existe confusión en el empleo y diferenciación entre uno y otro término.

Equipo:Lucía Inerme, Saioa Aramburu, Leila Mezzaour, Anna(L),  Natasha Grant, Iker Aramburu, Clara Corell, David García, Estela Cervera, Octavio A. Castaño, Martín Obiol y Manel Ramón