fbpx

Genderless. La ausencia de género como modelo sostenible

Ha llovido mucho desde que Jean Paul Gaultier decidiera vestir a un hombre con falda para su colección “Homme Objet” allá por 1984.

Genderless. La ausencia de género como modelo sostenible

Aunque la moda genderless no tiene un origen definido, el concepto sí que comenzó a popularizarse a partir de 2012 con la colección compuesta por prendas de patronaje único que Rad Hourani presentó en la Semana de la Haute Couture de París.

Colección FW12 de Rad Hourani

Pero comencemos por el principio, ¿qué significa esto del genderless? La moda genderless, sin género o unisex, viene a englosar todas aquellas prendas que están confeccionadas sin tener en cuenta la división de géneros. Es decir, piezas que son aptas para cualquier persona sin importar si es hombre o mujer.

Es posible que esta definición te provoque una regresión a la infancia y te vengan a la memoria todas aquellas veces en las que la ropa de tus hermanos mayores pasó a formar parte de tu armario con independencia de que hubiese sido adquirida en la sección de niño o niña. Y es que esta tendencia que se practica con regularidad cuando somos pequeños, comienza a desaparecer conforme vamos creciendo y los roles de género se imponen en nuestro estilo.

Si lo pensamos con detenimiento, en una sociedad en la que abogamos por la igualdad entre seres humanos, ¿tiene sentido que sigamos fragmentando las colecciones en dos secciones completamente independientes? La segmentación entre lo masculino y lo femenino determina de forma directa nuestras elecciones a la hora de vestirnos. Estamos alienados a un sistema que nos segrega por géneros y coarta nuestra libertad creativa cuando decidimos cómo expresarnos a través de la moda. 

Por suerte, cada vez son más las marcas que poco a poco se atreven a desafiar los patrones establecidos y presentan propuestas comunes que afianzan el estilo genderless como uno de los más versátiles:

  • Prevalece la neutralidad. Al evitar las influencias relativas a los convencionalismos asociados al género, las prendas respiran un carácter neutro tanto en estructura como en estilo que favorece que cualquier persona pueda lucirlas. 
  • La talla pierde importancia. La confección bajo un patronaje que no atiende formas corporales concretas da lugar a piezas que no requieren de un ajuste perfecto a nuestro cuerpo. De forma que la talla queda en un segundo plano para beneficiar la comodidad del individuo.
  • Combinaciones infinitas. Gracias a su neutralidad, las prendas se convierten en elementos intercambiables que encajan con facilidad en múltiples outfits. Permitiendo así una mayor capacidad de improvisar looks con un número reducido de prendas. 

Si existe una categoría que está centrando todos sus esfuerzos en fomentar la visibilidad de esta tendencia, esa es la moda deportiva. Encontramos de esta manera firmas como Nike y su sección “Gender Neutral” o Converse con su nueva colección “Shapes” que no dudan en presentar prendas que favorecen a todos sus modelos por igual. 

“Gender Neutral” de Nike

“Shapes” de Converse

Pero la expansión de la moda genderless no termina en el ámbito deportivo, gracias al trabajo de marcas como BAMBAM o Out of Comfort la ausencia de género también habita en un estilo más formal.

BAMBAM

Out of Comfort

La apertura hacia una moda sin género nos brinda la opción de gestionar nuestro armario desde un punto de vista más personal y sostenible. Los convencionalismos caen para dar paso a una modalidad de expresión plural en la que no te reduces a ser “hombre” o “mujer”, sino un ente libre que toma decisiones en base a sus inclinaciones estéticas.

Por otro lado, la existencia de una corriente que no discrimina en base al género fomenta un sistema que favorece de forma exponencial la economía colaborativa. En un universo en el que las prendas son aptas para todos, el consumo individual deja de cobrar sentido para dar lugar a hábitos más responsables, la oportunidad de dejar de poseer para comenzar a compartir nuestros recursos.

¿Qué os parece este articulo? Si os ha gustado el contenido quizá os interese Harry Styles o cómo vestir sin importar el género de las prendas