‘Historias sin firmar’ Cap.2 Cristales de Bohemia

 

Las calles de Malá Strana se apagaban,

apenas alguna cara se vislumbraba.

Era de esperar que en pleno enero,

La gente a esas horas ya estuviese en sus casas

Preguntándose desde sus indiscretas ventanas,

Qué hacía un tipo como yo bajo aquella pintada.

A mí me encantaba devolverles la mirada,

Siempre fui de esas personas que apuesta por

los ojos antes que las palabras.

En cierto modo invitaban a imaginar a qué se dedicaban…

Supongamos que tras esas fachadas se

escondían más miedos que verdades.

Que tras las banderas que colgaban sus

balcones no habían más que dogmas de odio y desolación.

Que salía el sol antes en Guantánamo que en su propia habitación;

Y que tras las cortinas, Romeo le explicaba a Julieta

Que todo había sido solo un sinsentido,

Consentido,

Lleno de desilusión.

Pero supongamos que únicamente eran eso…

Suposiciones.

Yo mientras tanto, como en todos los sitios a donde voy,

Seguía en tránsito.

Contemplando cómo el tiempo se difuminaba y

Cómo aquella pintada sobre mí amenizaba la espera.

                                                                                                                                                     Praga.

                                                                                              “En Algún lugar, Historias sin Firmar”