‘Historias sin firmar’ Cap 3. Ay Nina.

Me encanta el silencio.

Dice mucho de las personas.

Probablemente mucho más que aquellas que

Solo pretenden hablar por encima de las demás para hacerse escuchar.

Son las que realmente lo evitan por el miedo a acabar en uno mismo.

Pero el silencio es mucho más que eso.

Incita, sugiere, provoca…

La última vez que lo practiqué,

Fue con total certeza uno de los mejores momentos de mi vida.

Lo recuerdo perfectamente, como si hubiese sido hoy,

Como si fuese cada día.

Recuerdo que en mi cabeza comenzó a sonar “Feeling good”.

Sí, ese tema que utilizaron en el anuncio de Campofrío,

Y que entre otras artistas, versionó la increíble Nina Simone.

¿Le suena?

Nina entendió que el arte era el único modo de encontrar la libertad.

La libertad de no tener miedo a nada,

De comunicar con apenas palabras,

De no callar la realidad que en aquel momento la ahogaba…

Que la quemaba.

Ay Nina, si te vieras con mis propios ojos.

Tenías el arte de no limitarte.

De entender que estamos de paso.

Amaste, odiaste, reventaste, te reinventaste;

Y todo ello… con tu fuego interno,

Desde el más absoluto silencio.

Porque lo sabía,

Sabía que existe la identidad.

Que prosigue el poderoso drama y que ella podía contribuir con un verso…

Que prosigue el poderoso drama y que ella podía contribuir con su propio verso.

Ahora bien, querido lector…

¿Cuál será su verso?

                                                                                                                                          Ámsterdam.

                                                                                              “En Algún lugar, Historias sin Firmar”