Hola! Me llamo Sandra, alias La Galáctica

Me considero una artista del lápiz ya que siempre ha sido la base de mi obra. Me gusta experimentar y divertirme con el arte digital y darle personalidad a los retratos que hago. Estudié ilustración y diseño gráfico en Barcelona, donde vivo y sobrevivo. Combino la ilustración y el diseño con otros trabajos, pero sobre todo me esfuerzo en lograr mi objetivo que es dedicarme plenamente a la ilustración.

 

¿En qué momento de tu vida decides iniciarte en la pintura?

Nunca he dejado de dibujar, pero empecé a darle sentido a partir de un reto personal: con 12 años vi la foto de la famosa niña afgana de National Geographic y me impactó tanto que dije: “quiero poder transmitir lo mismo en una hoja”. Entonces empecé a retratar a todas las personas que me transmitían belleza, sobre todo mujeres.

“Busco reflejar mi estado interior”

¿Qué tienen tus ilustraciones que hacen diferenciarte del resto?

En mis ilustraciones intento poner algo de mí y hacer que vibren, aunque la mayoría son retratos de personas por las que siento algún magnetismo. Busco reflejar mi estado interior o lo que me transmite esa persona. Cada creación me inspira algo diferente. Algunas me inspiran mucha fuerza, lo noto cuando me doy cuenta de que me he comido media mina del lápiz en dos gestos o uso el color más chillón que encuentre. Otras sin embargo me piden tranquilidad y sutileza. Creo que ahí está lo que me diferencia.

Dentro del mundo de la ilustración, ¿dónde te ves en unos años?

Desde hace varios años me he inspirado mucho en el cine, la música y la moda. Me gustaría colaborar dentro de ese mundo, pero sobre todo quiero seguir disfrutando como lo hago ahora, compartirlo con el resto del mundo y hacer lo que me gusta pase lo que pase.

 

Y para acabar, como sabrás en Kluid hablamos de música, moda, gastronomía y, como no, de ilustración… ¿Nos recomendarías uno de cada?

La música de City of the sun me da la vida y Michael Kiwanuka me enamora. Dentro de la moda soy una fanática del oversize y las sudaderas, así que Ader ha sido el gran descubrimiento. ¿Comer? Se me hace la boca agua solo de pensarlo. Me encanta comer y en el Palo Alto Market de este año descubrí el amor. El bieffe de Vinya Rosa, y si por desgracia estuviera cerrado, os recomiendo Taokyo, mi restaurante asiático preferido. En cuanto a mis referentes en ilustración nombraría a Ileana Hunter, Sara Andreasson y Munekou.