JORGE GALLARDO

Me llamo Jorge Gallardo, soy ilustrador y estudiante de bellas artes, tengo 22 años. Ahora mismo considero de mi obra algo atemporal y disciplinada, es homogénea y distintiva, con mucha ironía, sangre y con cierto resquemor a la política y a la sociedad. Suelo dibujar mujeres desnudas porque el cuerpo de la mujer es mucho más bonito que el de los hombres, en ella se encuentra la verdadera estética. Siempre uso (o procuro siempre que puedo) usar el color rojo, es casi metódico en mi arte. Considero que la ilustración esta experimentando un boom y que hay que ser lo mas explícito posible, siempre he pensado que los filtros no son buenos para los tiempos que corren, es por eso que la muerte siempre esta presente como una forma de romper con todos esos cánones clásicos y decirle a nuestros padres ‘me importa un bledo lo que has hecho en la historia, ahora me toca a mí’.

 

 

 

Antes de estudiar bellas artes me metí de lleno en las ciencias sociales y estuve estudiando antropología cultural, una preciosa carrera, pero mal considerada. Me metí de lleno con la política hace un par de años y estuve siguiendo el rastro del panorama político durante mucho tiempo, esto me hizo darme cuenta de lo asquerosa que es y lo penoso que es el ser humano cuando el poder juega un papel importante. Todo lo que aprendí hasta ahora lo estoy plasmando en mis ilustraciones, supongo que son etapas, ahora considero que estoy pasando por una etapa más conceptual, más de entendimiento sensible.

 

 

 

 

 

Desde siempre he tenido inquietudes intelectuales, siempre he intentado explotar el lado creativo y creo que el arte ahora mismo está cambiando, ahora vemos una sobreexposición de imágenes sin sentido, ahora mismo todo el mundo tiene capacidad para crear arte. Ya no se pintan retratos de sátrapas ni tetas al aire, ahora la gente es capaz de sumergirse en un mar de información, de conceptos, de imágenes por las que puede bucear y escoger lo que más le interese. Ahora cada uno tiene la capacidad de vivir y expresar cada punto de su vida y cada pensamiento y plasmarlo en un medio. Esto hace que cambien las normas del juego y que cualquier cosa pueda ser considerada arte, pero creo que es una tendencia que se ha ido encajando cada vez más en el concepto de estética y los avances tecnológicos han ayudado a realizar el cambio.

Los clásicos dirán que es una locura caracterizar que cualquier cosa sea arte, pero las normas del juego están cambiando y con ello las tendencias. Ya volverán otra vez los sátrapas.