fbpx

La crisis de valores desencadenada por el coronavirus

Impacto medioambiental, apoyo a la economía local y diversidad, valores en el punto de mira después del coronavirus.

Que el coronavirus nos ha hecho replantearnos la forma en la que vemos las relaciones, la sociedad y el mundo en general no es ninguna novedad, pero, ¿a qué crisis de valores se enfrenta la industria de la moda en particular?

Repensando el sistema

Con la tercera parte de la población mundial confinada en sus casas, las marcas de moda han visto desplomarse sus cifras de ventas a niveles nunca vistos antes, y mientras que los consumidores emplean su tiempo en reconsiderar hábitos de compra, las empresas temen, no solo por los excedentes de stock a los que deben dar salida, sino por el nuevo enfoque que pueda tomar la industria de la moda, al que deben estar preparados para reaccionar.

Impacto medioambiental

Según el United Nations Environment Programme, la industria de la moda es responsable del 10% de las emisiones a nivel mundial, y a pesar de que ésta ha sido la realidad durante años, parece que hemos tenido que pasar por una pandemia mundial para que la industria de la moda en su totalidad se replantee las reglas del juego. Y no solo esto, según McKinsey, el consumidor medio compra un 60% más de ropa que en año 2000 y la conserva la mitad de tiempo.

Caroline Rush, CEO del British Fashion Council plantea la posibilidad de reciclar los excedentes de stock de las marcas de fast fashion y realizar las próximas colecciones de telas recicladas en su totalidad.

Diversidad e inclusión

Mientras que algunas Fashion Weeks, como la de París y la de Milán, han sido canceladas, otras como por ejemplo la de Londres no solo apostará por hacerla íntegramente en formato digital, sino que aprovechará la actual crisis para reinventarse, cosa que ya hicieron tímidamente algunos diseñadores en antiguas ediciones, y propondrá realizarse gender neutral, uniendo los desfiles de moda masculina y femenina bajo una misma categoría.

#supportyourlocalbusiness

Ceciclie Thorsmark, CEO de la Copenhagen Fashion Week, declaró que a pesar de que la economía es delicada en estos momentos, una de las formas de salir airosos de esta crisis es apoyando pequeños negocios que aboguen por la transparencia y que reconviertan la moda en una industria en la que podamos creer. El confinamiento ha sido una llamada de atención para la industria en su totalidad, y entre todos somos responsables de cómo será la industria de la moda en el futuro próximo. Thorsmark afirmaba también que en lugar de fijarse en los típicos atributos de las prendas como composición, color, etc., ahora tenía en cuenta otros factores más relacionados con los valores de la marca en cuestión.

Mucho por hacer

La mismísima Anna Wintour comentaba recientemente la necesidad de repensar los valores de la industria de la moda y ponía en valor la sosteniblidad y la artesanía. ¿No hay mal que por bien no venga? ¡Puede ser! Ojalá los big players de la industria escuchen a Wintour y se pongan las pilas, y ojalá la nueva normalidad sea apoyar a las empresas que trabajan por un mundo mejor.