fbpx

La cuarentena a través de una ventana, parte 4

Amanece tranquilo, un día con alguna neblina pero los rayos del Sol la atraviesan espontáneamente. Me preparo un café y salgo a la ventana, quiero respirar aire “fresco”, irónico considerar salir a la ventana como tomar el aire. Dar un paseo por el salón, salir a correr a la cocina e ir a nadar a la ducha se vuelven rutina tan normal como bajar a por el pan, en cualquier tiempo pasado, claro. Con la autoexcusa de fumarme un cigarro, vuelvo a salir a la ventana y me limito a escuchar el silencio, no hay nadie ni nada en las calles. Las campanadas de la Iglesia al lado de mi casa le dan un toque apocalíptico mientras observo a la gente a través de sus ventanas, como si nada estuviese pasando sus vidas siguen. De repente, escucho una voz masculina en el bloque de enfrente tosiendo. Cierro la ventana y continúo con mi paseo.

 

Art by @albarobbins