La firma Bally nos ha presentado su colección de otoño invierno 2017-2018 en la espectacular Biblioteca Nazionale Braidense de Milán.

La firma Bally nos ha presentado su colección de otoño invierno 2017-2018 en la espectacular “Biblioteca Nazionale Braidense” de Milán.

Esta compañía de origen Suizo que fundó Carl Franz Bally hace 166 años, nos recuerda que el trato de la piel y la confección con este material de alta calidad es todo un arte.

Poco debía pensar el Sr. Bally al abrir su atelier en el sótano de su casa familiar en el 1951 que a día de hoy sería todo un referente en el sector.

Así pues, se popularizó a través de sus primeros diseños  de éxito, como el chic “Zürich Pump” (1890), un clásico atemporal, femenino y elegante del que todas las fashionistas de la época estaban enamoradas o el clásico modelo para hombre “Scribe” (1951), lanzado con motivo del centenario de la firma.

 

Desde entonces, se ha superado y reinventado año tras año aportando nuevas propuestas para seguir estando en el top ten de los distintivos favoritos de calzado y marroquinería.

En esta futura temporada invernal 2017-2018, nos presentan una colección muy colorista de carácter pop. Los apliques conceptuales en piel de corazones, labios, tréboles y picas acompañados de tachuelas doradas, se estampan en bolsos y “slip-ons”.

El director creativo actual de la marca, Pablo Coppola, confiesa que a menudo busca reinterpretar diseños pasados para llevarlos a la actualidad. Así pues, nos encontramos con sporty bags de los 70’s o zapatos de caballero con patrón sleeper y loafer que viajan al pasado y recuperan las tendencias más clásicas del siglo XVIII con grandes hebillas, eso si, de lo más trendy, forrados con estampados de cuadros escoceses de coloraciones en contraste y pieles metalizadas.

 

 

 

Después de haber sido testigos de la nueva colección de la marca, en Kluid damos fe de los buenos acabados, el estilo, la innovación y artesanía por los que la firma es un referente internacional de calidad.