fbpx

“Lo que hay que juzgar es el resultado, los medios para llegar a él son insignificantes” Jordi Labanda

 

 

¿Quién es Jordi Labanda? ¿Cuál fue tu primera aproximación a la ilustración?

Jordi Labanda es un artista comercial que vive en Barcelona. Mi primera aproximación a este mundo fue contemplando los números antiguos de Vogue de los años 50 que corrían por casa de mis padres cuando era pequeño.

 ¿Siempre tuviste claro que acabarías dedicándote a este mundo?

Desde niño tuve una pulsión muy fuerte hacia la estética y el arte. Supongo que, de una manera inconsciente, sí que lo tenía claro.

   

Si tuvieses que definir tus ilustraciones en 3 palabras, ¿cuáles serían?

Sofisticadas, irónicas, suntuosas.

Si tuvieses que quedarte con un único color de la paleta ¿cuál escogerías?

¡Qué difícil! Pues creo que con el color que utilizo para la piel que es una especie de salmón pastel.

¿Qué crees que es lo que hace a tus ilustraciones diferentes del resto?

Nunca sé muy bien que responder cuando me preguntan este tipo de cosas. Yo creo que en mi caso el público premia el hecho de que exista una narrativa muy marcada, que mis ilustraciones expliquen historias, que no estén vacías de contenido.

¿Quiénes son tus máximos referentes a nivel artístico?

David Hockney, Picasso, Warhol, Velazquez, Sargent, Ingres, René Gruau, Irving Penn, Avedon y Helmut Newton. Y también el busto de Nefertiti.

 ¿Cómo valoras el panorama de la ilustración actual, a nivel nacional e internacional?

Hay un nivel elevadísimo, muy bueno. Soy muy malo recordando nombres pero hay gente haciendo cosas formidables.

 

Te dan la oportunidad de tomarte un café con el personaje que desees, vivo o muerto. ¿A quién eliges?

Andy Warhol

¿Qué significa para ti la ilustración? ¿Qué te ha aportado a nivel personal?

La ilustración para mí es comunicar un concepto, entablar una relación con el espectador para venderle una idea. Me ha aportado tener una mente súper flexible y adaptable. Soy capaz de asumir encargos de procedencias muy dispares amoldándome a las necesidades del cliente, pero al mismo tiempo siendo yo mismo…conseguir ese equilibrio no siempre es fácil.

¿Cuál es el recuerdo que guardas con más cariño de toda tu trayectoria?

Fue increíble cuando en 1998 la revista Wallpaper* me envió a dar la vuelta al mundo en 8 días para hacer un reportaje ilustrado. Nunca nadie había hecho algo tan loco.

¿Alguna anécdota insólita o divertida que te haya ocurrido en tu trabajo?

Antes utilizaba una marca de temperas específica para el color de la piel. La marca de repente cambió y el color era diferente. Empecé a comprar todo el stock de pintura antigua para poder pintar la piel de mis personajes. Al cabo del tiempo empecé a utilizar otra marca cuyo tono de piel es mucho más acertado…y aún me quedan bastantes frascos del color antiguo sin usar.

Cuando ves una ilustración que hiciste en tus comienzos, ¿qué piensas?

Pues que, a pesar de tener un estilo un tanto diferente, los referentes y el alma ya estaban allí.

¿Dónde te gustaría verte en cinco años?

Haciendo cualquier cosa que me estimule y me divierta.

 Y ahora, 4 preguntas muy rápidas.

¿Dibujar con música o en absoluto silencio?

Pues 50%. Me encanta escuchar música, pero también tengo la suerte de trabajar en un lugar muy tranquilo en el que se oyen los pájaros, y me gusta escuchar esos sonidos.

¿Menos es más? ¿O más es más?

Menos es más.

 ¿Tu momento favorito del día para dibujar?

Por la mañana.

Ilustración digital, ¿a favor o en contra?

Para nada en contra. Veo el trabajo de ilustradores que trabajan digitalmente y me parece increíble, e ilustradores que trabajan a mano que me parecen terribles. Lo que hay que juzgar es el resultado. Los medios que se utilizan para llegar a él son irrelevantes.

 Y para acabar. ¿Podrías recomendarnos una canción, una película, una marca y como no, un ilustrador/a?

Canción: ‘Being Boring ‘de Pet Shop Boys

Película: La dolce vita de Fellini

Marca: Prada

Ilustrador: René Gruau