Lugares molones donde hincar la rodilla en San Valentín y no el apartamento ese de mierda que has mirado en Airbnb

Que sí, que os queréis. Que aunque sois muy modernos, de tatuajes en el cuello y lagrimita en la cara y que tú, por ejemplo, no vas a misa desde la comunión de tu hermano el mayor pero llevas una imagen de la Virgen del Carmen en el gemelo y una cruz celta en el tobillo, sois muy románticos.  No recuerdas de que color era tu cabello original y el mayor compromiso que has adquirido en los últimos diez años ha sido cuando pagaste el iPhone a plazos. Eres muy cool, pero eso si San Valentín a muerte.  Y… ¡Vas a hincar rodilla y pedir matrimonio como mandan los cánones! Pues no lo hagas en un cuchitril u hostal de mierda por favor. Vete a hacer el ridículo a un sitio con clase y que maride de puta madre con tu modo de vida: Desayuno continental vegano carísimo pero cena de chóped y pan de molde sin corteza.

Hotel Savoy Londres

Cuentan que el Rey Eduardo VII hizo llenar de agua el salón principal del Savoy para que sus invitados pudieran cenar en góndola y sentirse en la mismísima Venecia… De aquí en adelante, si eliges otro hotel en Londres para pedir matrimonio vas a ser un/a infeliz de por vida.

Cuenta con 73 habitaciones en estilo Art Deco y su suite principal cuesta sólo 13.200 euros la noche. Entre sus históricos “habituales” cuentan con Winston Churchill quien almorzaba allí durante la Segunda Guerra Mundial y su coctelería ( The American Bar) es de las más famosas del mundo. Allá tú con tu conciencia.

Hotel Esmeralda de París

En este pequeño hotel es donde Julio Cortázar escribió Rayuela… Si te dice “no” es que te estabas equivocando de pareja.

Justo detrás de Notre Damme es un sencillo hotel en una mansión del SXVII. La noche suele rondar “solamente” los 100€ y sin embargo estás en uno de esos lugares que forman parte de la iconografía mundial y debería estar escrito en letras de oro en el archivo de tu boda. Rayuela tiene diversas lecturas, cada una diferente y sin embargo… Es la historia. Eso va a ser tu matrimonio. Empezó en Tinder, pero sabe Dios cómo acabará.

Hotel des Bains Venecia

Nexflix va a conseguir hacer un remake de absolutamente todas las películas del siglo XX, pero no creo que ni se le ocurra Muerte en Venezia.  Ni el ritmo, ni la imagen, ni la historia, ni la ética de Visconti tienen cabida en el siglo XXI…  Dicen que el joven Tadnio  iba a ser Miguel Bosé y que cuando se enteró Dominguín amenazó ostentosamente al genio Italiano. Viendo la cinta, lo entiendo y bastante corto se quedó el “maestro”.

Un romanticismo decadente puede ser una obra maestra. Como el Hotel dens Bains. Como tu matrimonio.

Hotel Chelsea Nueva York

El número 222 de la 23th Street de New York es el lugar más parecido al paraíso en la tierra. Allí Warhol rodó Chelsea Girls. Bob Dylan escribió parte de “Blood on the Tracks”. Leonard  Cohen se enamoro de Janis Joplin buscando a Brigitte Bardot y Sid Vicious encontró muerta a su novia Nancy, acabando en la cárcel por ese homicidio. Cuenta la leyenda que Patti Smith y Robert Mapplethorpe se hospedaron gratis en el hotel al jurar que en un futuro serían famosos. Entre sus muros Arthur C Clarke escribió “2001 una odisea del espacio” y Jack Kerouac su grandiosa “On the Road”… No sé si todavía quieres casarte, pero al Chelsea Hotel estoy seguro que quieres ir. Yo lo elegiría como el lugar perfecto para pedir matrimonio y que me digan que no. Así empezaría otra bonita historia de amor.