fbpx

“Me puse a trabajar de azafata en la fashion week siguiente a ese viaje y acabé colándome en el desfile de María Escoté “ANSIA”” Rosa Copado

ROSA COPADO

“Me puse a trabajar de azafata en la fashion week siguiente a ese viaje y acabé colándome en el desfile de María Escoté “ANSIA”” Rosa Copado

¿Cómo empiezas en la fotografía de moda? Qué te atrajo de este tipo de fotografía?

La moda la he llevado dentro toda la vida porque me ha divertido desde adolescente y siempre he sido inquieta con la ropa. No me gustaba ir vestida como el resto.

La fotografía de moda sin embargo llega más tarde. Estudié Bellas Artes y estuve hasta los 28 años estuve dibujando, pintando, haciendo vídeo y escultura … formándome artísticamente sin prisa. Y en un largo viaje a Grecia me di cuenta de que en varias semanas no hacía nada plástico, pero a todas horas llevaba la cámara y hacía retratos a todo el mundo y a todo lo que veía. Foto y vídeo todo el tiempo. Me emocionaba! así que decidí cambiar de rumbo. Mi otro trabajo no me hacía feliz y siempre tenía pereza para empezar un proyecto. Con la cámara sentía que había encontrado mi herramienta perfecta para expresarme  encima me divertía. Siempre tenía ganas de editar o empezar algo nuevo. Compré una cámara Canon 50D y, como me gustaba tanto la moda, me puse a trabajar de azafata en la fashion week siguiente a ese viaje y acabé colándome en el desfile de María Escoté “ANSIA”. Me puse a hacer fotos y volví a mi puesto de trabajo. Al llegar a casa las colgué en Facebook y en menos de 24h esas fotos estaban en Harper’s Bazaar y María hablaba más de mi trabajo que del suyo!!! fue como en los cuentos de hadas. Ahora trabajo directamente con ella y le adoro. Y bueno, esa es mi historia… así empezó todo. Lo demás fue llegando a través de la redes sociales… lo que más me atraía de este mundo era la inmediatez. Yo soy muy nerviosa, así que era el trabajo perfecto. La pintura me atacaba!!! el proceso era demasiado lento para conseguir expresarme como quería y encima sentía que no lo conseguía. Lo que sí sigo haciendo es dibujar …

¿En las sesiones de fotos, preparación o improvisación?

Diría que una improvisación con punto de partida … Está claro que estudiar arte y todas las refes de cine están ahí en mi cabeza. Y solemos llevar el famoso “moodboard” en el movil, pero siempre acabo haciendo lo que me da la gana. Me adapto bien a las situaciones reales e intento escuchar qué me ofrece el entorno y la persona a la que estoy fotografiando y, si eso a veces hace que tengamos que romper todos los esquemas que teníamos en mente, pues se rompen y ya está. No soy esclava de mis propias ideas. La intuición ha sido siempre mi mejor amiga.

 

¿Qué utilizas para tener inspiración?

La belleza. La de toda la vida. Te diré que Instagram lo tengo aborrecido y me contamina más que me inspira. Así que a tu pregunta te contesto que soy una romántica y que mis ideas surgen simplemente observando lo que sucede a mi alrededor. Escenas cotidianas. El color de un atardecer, La música. El personaje de una peli, la luz, el arte… no sé! La inspiración está en todas partes menos en lo que hace el de al lado. Suficiente que vea que alguien está haciendo algo para tirar por el camino contrario. La inspiración debe estar dentro de uno mismo.  A veces me gusta hacer algún guiño al cine o a algún cuadro por ejemplo, pero sólo cuando algo me mueve y me entusiasma mucho, y me gusta nombrarlo junto con mi trabajo o ponerlo en el título.

 ¿Cuál sería tu ‘perfect shot’?

Pues he soñado bastante con la ilusión de que alguien me diga: “Rosa, qué quieres hacer, nosotros te lo preparamos todo. Nos gusta tu trabajo así que … Feel free. Dinos y lo producimos. Localización, modelo o personaje … ” (risas). Así pienso que debe trabajar gente como Peter Lindbergh. No tengo ni idea!  Pero no tengo muy claro si sería más o menos feliz que ahora por trabajar así.

Si algo he aprendido es que la ilusión por una sesión perfecta no es el único corazón que da vida a todo este circo, sino que todo depende de muchos otros factores. Por lo que llegue o no ese momento, es algo que no me obsesiona. Y si llegara, espero tener otros nuevos estímulos que me hagan seguir soñando aún sabiendo lo que eso significa.  Cumplir metas puede llegar a ser algo decepcionante… tal y como trabajo ahora ya es un ‘perfect shot’ porque ya es más de lo que soñé cuando empecé. Así que me quedo con eso… con el presente y con los sueños para una ‘perfect life’.

¿Dónde te gustaría llegar en el mundo de la fotografía de moda?

No lo sé. Donde me sienta feliz y motivada trabajando. A saber! Igual esto de la moda me acaba cansando y me pongo a hacer otra cosa… Yo solo quiero crear, sea cual sea el medio.