fbpx

Mental issues en tiempos de covid19

Lo que comenzó en 2019 parece llegarnos en 2020.

Esta pandemia, obviamente, nos llegó.

Era una de las tantas cosas que comenzaban en un lugar lejano y nos pusimos seguidamente ese escudo de “aquí no llegará” para que no nos afectara. Para poder seguir igual, en nuestro día a día. Y que todos los cimientos sobre los cuales montamos nuestra película llamada rutina, no se tambalearan.

Pero llegó.

Llegó a lo grande, de epidemia a pandemia, de distanciación social a Cuarentena de la buena. 11 días y sumando, equipo.

Llegó. 11 días sin terrazas, sin esa copita de más, sin esos “es que me liaron”, sin esas llegadas a casa sin mirarse en el espejo del ascensor, porque vaya susto.

Sin esas colas en las puertas de las salas. Sin ese café en tu spot preferido. Sin los buenos días del dueño de la tienda de tu barrio.

Llegó y nos dejo sin otra opción, que la de reinventarnos en casa. Pero no todo son lamentos. No todo es negativo.

Es momento de parar y pensar, que sólo se nos pide entrar ahí dentro, en nuestra guarida y calmarnos, recapacitar, ser quién queramos ser, pero sin poner en peligro a los demás.

Y esta calma, este “silencio”, este tiempo en casa. No va a ser fácil. No va a gustarnos en algunos momentos. Va a ser como la montaña rusa que ya teníamos de vida, pero quizás con los sentimientos más intensos, porque por una vez, tendremos ese tiempo para escucharlos. Y cuando los escuchas, zas, se intensifican. Pero aquí es cuando coges el volante y rediriges la situación. Como diría mi Madre, y muchas de las vuestras también. Dale la vuelta a la tortilla, pero cogiendo bien fuerte el mango de la sartén.

Seamos conscientes, de lo que tenemos enfrente. De la situación. De quién somos. Día a día, hora a hora. Porque será un día menos, y una hora menos. Para llegar a ser quién queramos ser. Por que, una cosa es segura, no vamos a ser los mismos cuando esto acabe. Y qué bien.

Regenerarse por dentro y por fuera.

Y aquí es donde entra el gran papel de aquellas personas que queramos que nos ayuden. Y sobre todo, la capacidad de estar abierto a recibir cierta ayuda, estar abierto a cierto cambio constante.

¿Y como preparamos la mente para lo unknown? ¿Para el constante cambio que nos propone esta pandemia? ¿Cómo nos preparamos para levantarnos y que todo se sienta extraño?

Personalmente tengo la suerte de rodearme de personas llenas de magia interior, que pueden ayudarte a expresar todo lo que se queda entre el cuerpo y el corazón. Todo eso que a veces se nos anuda.

Aquí van sus historias y posiciones. Os quiero amigas.

Maria Jose Santiago, que llegó en 2014 a Barcelona, y gracias a ello me he podido cruzar en este camino con ella. Se define profesionalmente con la cuenta @bloomind.

“Bloomind nace desde mi práctica como psicóloga y coach en la que acompaño a mis clientes durante las sesiones a encontrar aquello con lo que consiguen hacer florecer (bloom) su mente (mind).

En momentos como los que estamos viviendo, el proyecto y las sesiones que realizo son una invitación al autoconocimiento, a la gestión emocional, gestión del tiempo y a la reflexión, siendo cada uno de estos aspectos clave para sobrellevar la situación.”

        

Paulina Zito, que llegó un poco más tarde en 2017 a la ciudad Condal, pero con la misma fuerza.  Se representa a si misma como Coach: @paulina_zito.

“Mi anhelo de vivir en un mundo más humanizado y honesto, sumado a mi motivación personal en lograr que las personas sean su mejor versión, han encontrado su lugar en el Coaching. Una herramienta de autoconocimiento, un espacio de reflexión que se genera entre mis clientes y yo. Considero que la resiliencia y la posibilidad de reinventarse, son cualidades que tenemos que poner en la mesa hoy en día. Estamos viviendo una transición histórica donde el tono de lo que queramos contar lo ponemos nosotros, entonces ¿somos víctima o protagonistas?

No hay momento más ideal que el que estamos atravesando donde la quietud y el de-tenernos, nos abren ese dialogo interior para encontrar nuevas soluciones, nuevas rutinas, nuevas formas de comunicación con los que tengo cerca, priorizando lo realmente importante.

Nos estamos recreando conjuntamente en esta situación, donde tenemos la oportunidad de regalarlos el más escaso de los bienes, el “tiempo”.

Se entiende que a varios se les han cancelado planes, la economía empieza a tambalear y la agenda está más difusa que nunca, pero es justamente en esta situación descendente donde nuestra única opción es tomar impulso.”

Podéis encontrarlas a través de sus perfiles, y llegar a concretar una cita gracias a los grandes avances de esta era digital.

Nunca dejes de inspirarte a ti mismo. Reinvéntate, una y otra vez.

No pasa nada por sentirse distinto cada día.

STAY IN. BUT MENTAL SAFE.