fbpx

Molaría molar todos los días.

Molaría (@molaria_) es un estudio creativo (www.molaria.es) que en verdad comenzó va a hacer ya 12 años.

Este proyecto lo lleva a cabo Maria Rufilanchas (publicista y copy) que es quién está detrás de la cuenta y quién empezó toda esta revolución por las redes, ya que su verdadera pasión es escribir.

María trabajaba para agencias grandes de publicidad hasta que en 2006 decidió dejarlas y montárselo por su cuenta. Es cuando decide en 2007 abrir el estudio escribiendo ya muchos molarías, y en 2017 abre la cuenta de instagram (@molaria_) pero no fue hasta este pasado verano cuando empezó a darle más caña.

Molaría está dentro de teta & teta (@tetaandteta), un coworking creativo que con el tiempo se ha convertido también en marca social, y embajadora del movimiento “Free the nipple” en España. Además de espacio compartido crean productos e iniciativas sociales para desexualizar la teta y por supuesto el ambiente.  

Maravilloso.

Pero no nos olvidemos de “Molaría” que llega a tener ahora casi 11.5k seguidores y la verdad es que alegra a cualquiera que se pase por su feed, y quiera compartir buen contenido en sus perfiles.

Puedes rebloguear sus fotos, que más bien son textos escritos en azúl sobre blanco y llenos de sentido del humor, y echarte unas risas con tus colegas.

El otro día ya hablábamos del movimiento “Left Unsaid y de la falta de contenido expresivo, o digámoslo mejor, la falta de originalidad en cuanto a formas de expresión de opiniones que hay en plataformas como Facebook, Instagram, Twitter, etc. 

A día de hoy es muy fácil llamar a todo arte, pero cuando entran las palabras, aquí hay que ir con más cuidado.

Pero mires por donde lo mires, todo lo que rodea “Molaría” son buenas intenciones. 

Inspira el buen rollo, y sacar alguna sonrisa a cualquiera que se levante con el pie izquierdo.

Intenta quitarle seriedad al ambiente, ya que problemas ya hay muchos para tomárnoslos todo tan en serio.

A todos nos molaría molar todo el rato, pero esto es imposible.

Al igual que nos molaría mañana despertarnos en las Bahamas, siendo millonarios y con el sol pegándonos fuerte en la cara.

Por eso, mientras tanto, en mi tiempo libre leo, leo cosas como esta… y me molaría que nunca se dejaran de reinventar las maneras de expresarse.

Gracias Molaría o María, por un día levantarte y decidir escribir con chispa, con corazón, para los demás. Y compartirlo.

Molaría que no se nos acabarán nunca las ganas de crear.

¿Verdad?