Nómadas

Horas danzando por la arena.

Esa que hace olvidar cada paso que das,

retorciendo tus pensamientos heridos por la oscuridad,

viendo cómo se ahogan 

en tiempo récord.

Caminando sin un horizonte

sediento, hambriento;

transpiro mis frustraciones en cadenas externas 

y quizá, en caminos orientados al olvido,

encuentre mi hogar.

Trato de olvidar y con ello recuerdo,

 cuando vi halos de estrellas, leyendo en mis entrañas,

la dirección de unas llaves,

que abrían millones de puertas,

pero jamás, una que llamaba: 

Casa.