fbpx

‘PERRO COME PERRO’ A solo show by Ampparito que debes ver en La Causa.

Hola Kluiders

Si estas en Madrid tienes un plan que no te puedes perder, y ese plan es la INAUGURACIÓN de PERRO COME PERRO, primer solo show del artista urbano AMPPARITO en Madrid, el próximo viernes 18 de abril, a partir de las 19h30

 

¿Quién es Ampparito?

Ampparito es madrileño y desarrolla sus trabajos principalmente en gran formato, pintando murales alrededor del mundo, con brocha y acrílico. Participa desde hace tres años en festivales de arte urbano de reconocido prestigio como el Nuart (Stavanger, Noruega), el Festival Asalto (Zaragoza, España), Poliniza dos (Valencia, España), Le mur de St Etienne (St Etienne, Francia) y tiene paredes en puntos del globo tan alejados unos de otros como Nueva Zelanda, Reino Unido, India o Italia, entre otros. Sus próximos proyectos lo llevarán al Street art museum de San Petersburgo, pero también a pintar en Mallorca y Sicilia. 

 

 

 

 

Os contamos un poco mas sobre ‘PERRO COME PERRO’

El día a día trae consigo cuestionamientos que tienden a reproducirse de generación en generación. La historia le ha enseñado a Ampparito que las verdades absolutas que se nos relatan desde críos, con esa nota adoctrinadora que encierran, no son en realidad tan rotundamente ciertas como nos habían contado.

El pasado que fue un día realidad se puede consultar a través de los libros. El artista que alberga intuiciones contrarias respecto a lo que se entiende como irrefutable puede buscar puntos de referencia, pistas ya rastreadas anteriormente por otros creadores.

Guido Almansi describe la obra de Magritte como un trampantojo que manifestaba ser un trampantojo. Situándose en el contexto actual, el de la pantalla digital permanente, casi obligatoria, Ampparito fabrica Glitches.

 

Homenajea la manufactura con la ironía que se le conoce. Utiliza herramientas de trabajo tales como martillos, llaves inglesas o niveles que rompe, desmonta e inhabilita para fabricar composiciones que si bien conservan en su mayoría el formato cuadro, beben de la escultura por su carácter más constructivo que plástico.

El objeto resultante de este proceso destructivo-constructivo no parece el mismo si se mira a través de una pantalla. Porque el glitch, esa falla informática que provoca que la imagen se rompa, no existe en la vida real y necesita de una pantalla para existir.

Ya. Pero es que Ampparito trabaja los grises. Rechaza el dualismo, los blancos y negros, mezcla el sí y el no en ‘no ses’ o ‘quizases’. Ilustra situaciones que cuestionan aquello que a priori parecía estar clarísimo. Y de repente lo que crea se convierte en una pista de despegue para la reflexión.

Anterior
Phausto