fbpx

Primeras veces, x Paloma Wool

 

 

No sé qué tienen las primeras veces que las mitificamos tanto. Qué las hace tan especiales para ser más dignas que otras a ser recordadas.

 

Las primeras veces son maravillosas. La sensación de ilusión y expectación hacia algo que vemos o hacemos por primera vez hace arder en nosotros una especie de deseo sin parangón. Y así tendríamos que vivir cada día, cada ocasión, admirando las cosas como si fuera la primera vez que las vemos, con la inocencia de un niño. Esa es la esencia del tan socorrido Carpe diem, vivir y disfrutar el momento, pero hacerlo con esa pureza y entusiasmo.

 

 

 

 

La primera vez que descubrí Paloma Wool quedé encandilada. Este “proyecto sobre fotografía, moda y otros experimentos”, nace de la mano de Paloma Lanna, hija de los fundadores de la marca Nice Things. Se trata de un proyecto multidisciplinar basado en la exploración artística, en el que Paloma y  su entorno más cercano juegan y se divierten dejándose llevar por sus emociones y plasmándolas en distintos objetos artísticos. Prendas de vestir, fotografías, performances…toda experimentación artística tiene cabida en el universo de Paloma Wool. Un universo donde reina el hedonismo pero de forma consciente.

 

 

 

 

 

Paloma apuesta por crear de forma respetuosa, tanto con el medio ambiente como con ella misma, ya que en sus prendas se intuye su forma de pensar y sentir. Una forma de entender la vida sencilla, apostando por la libertad y el disfrute. Todo cobra sentido al ver que la fusión de moda, arte, sostenibilidad y diseño responsable es posible. La fabricación de sus prendas se realiza en base al compromiso con el medio ambiente: uso de tejidos naturales, confección local y producciones limitadas para evitar la sobreproducción. Esto hace que más de uno suspiremos por algunas de sus piezas Sold Out, pero va en la línea de la firma y de la consciencia social que debería implantarse.

 

La armonía es la base de este proyecto, en el que diferentes disciplinas artísticas se fusionan de forma orgánica para experimentar con la forma en la que interactuamos con el mundo. El resultado son piezas atemporales, nada presuntuosas, que abogan por la sencillez y la sutileza, y que van de la mano del arte y la sensibilidad. Su estética es fácilmente reconocible: una marcada esencia mediterránea y una delicada influencia greco-romana totalmente moderna. La colaboración con numerosos artistas marca también la identidad del proyecto. Marta Armengol, Laura Sebastianes, Tanya Posternak o Tana Latorre son algunos de los nombres que se han dado la mano con Paloma (las últimas realizando sus ilustraciones directamente sobre las prendas).

 

 

 

 

 

 

 

Ahora, por primera vez, Paloma Wool lanza una serie de piezas de baño que recogen toda su naturaleza estética. Un equilibrio entre la belleza, la sencillez y el tópico literario de vivir el momento llevado a la mínima expresión.