fbpx

¿Qué es el FYRE FESTIVAL y qué ha pasado?

El FYRE FESTIVAL era la última bomba entre las celebs, influencers y gente rica. Un avión privado te llevaba de Miami a una isla privada de las Bahamas para pasar dos fines de semana con música en directo (grupos como Blink 182 se apuntaron), comida gourmet y fiestas en yates. Modelos como Bella Hadid o Kendall Jenner lo habían promocionado en sus redes sociales. ¿El precio de las entradas? Iban desde 15.000 a 250.000€.

 

 

 

La polémica viene no por las características del festival que pretendía competir con Coachella, si no porque ha sido todo un fraude. Cuando los asistentes llegaron a la tierra prometida se encontraron con que las casas de lujo eran tiendas de campaña, la isla estaba a medio construiry la comida gourmet eran sándwiches de queso.

 

La situación aún empeoró más cuando los vuelos internos quedaron cancelados, con lo que todos aquellos que habían venido con su propio jet/yate quedaron desemparados. Maude Etkin, de 23 años, explicó al diario The New York Times: “Pero en realidad lo que había era unas tiendas de campaña de emergencia blancas, nada más. Era un lugar árido y estaba desorganizado. La tela de las tiendas tenía agujeros y no había camas. No había forma de guardar las pertenencias de forma segura”, le contó a la periodista Jia Tolentino.

 

 

 

 

Bella Hadid no tardó en manifestarse en Instagram: “Aunque este nunca ha sido mi proyecto y no fui informada ni de la producción ni del proceso del festival, sé que siempre fue su intención el hacernos pasar el fin de semana de nuestras vidas”, ha comenzado Bella. “Confié en que iba a ser una experiencia increíble e inolvidable y por eso acepté hacer la promoción… Sin saber el desastre que estaba por llegar”, ha continuado, justificando así su participación. 

El mensaje podría haber terminado ahí, tratando de apaciguar la crisis de credibilidad a la que tanto ella como Kendall Jenner, Hailey Baldwin, Alessandra Ambrosio y otras compañeras se están enfrentando.

“Lo siento muchísimo porque esto es algo que no puedo tolerar, aunque por supuesto si hubiese sabido cuál iba a ser el resultado, vosotros lo habriáis sabido también. Espero que todo el mundo esté a salvo y pueda volver a casa con sus familias y seres queridos”, terminó Hadid.

 

Ya se han tomado medidas legales contra Ja Rule y Billy McFarland, organizadores del evento. Ellos se han disculpado por “no tener las infraestructuras necesarias a tiempo”.

 

 

En Kluid nos gusta pensar que quizás se trata de una campaña para concienciar y retratar los excesos de la gente rica y el postureo de los festivales: Entonces estamos ante una idea legendaria.