¿Quién somos?

¿Quién somos?

He aprendido a ver lejos de mí,

y soy la distancia que nos separa.

El adiós de un tren cuando silba las ganas de marcharnos y gime las lágrimas que acarician

por última vez,  nuestras caras.

Somos lazos que se deshacen en el mar de la superficialidad cuando sigo atado a los corales donde una vez creí verte

Feliz.

Somos las llaves que dejan los hijos al irse de casa, el sonido del techo de madrugada

el olor a café por la mañana.

Somos sábanas que mantienen aromas

de lo que quisimos ser

y se pudren cada mañana

deshechas, ajadas, solitarias

en el olvido del día.

Somos el río que se desbordó y sonó en todas las radios de música

en un delta desolado.

Y mientras el mundo gira y encuentran sistemas solares

somos Plutón diciendo adiós del nuestro.

Somos el blanco de una carta escrita

a la vez que nuestras manos

la rompen sin mirarnos.

El frío de una nevera al abrirse,

desahogándonos en el calor de Madrid,

cuando pagamos la factura del mes.

Somos la mirada de una despedida cuando nos separamos.

Somos la cuerda que amarra

pero ahora tú eres la nube blanca

del olvido

y yo el superviviente recién llegado a casa.

Somos.

Somos.

Somos.

Éramos.

Soy.