Realmente bravo nos sirve como excusa para hacer lo que nos da la gana y aprender.

¿Qué es Realmente Bravo?
Es un proyecto de dirección de arte, fotografía y diseño gráfico que nos sirve como excusa para hacer lo que nos da la gana y aprender.

 

 

¿Nos encanta vuestro nombre… cómo se os ocurrió?
Estábamos en un festival, el Transtropicalia. Un tío del público gritó “¡Bravo! ¡Realmente bravo!” a la banda que tocaba y tuvimos coña mucho tiempo. Cuando fuimos a abrir una cuenta en Tumblr eso fue lo que nos vino a la cabeza. Ha acabado siendo un nombre de puta madre.

 

 

 

¿Quién y cuándo os formáis como estudio?
Somos Víctor y Paula (1991) y hemos estudiado Bellas Artes y Comunicación Audiovisual. Nacimos, crecimos y vivimos en Elche y comenzamos con esto en el verano de 2014 cuando aún estudiábamos.

 

¿Vuestro arte nació o se hizo?
Suponemos que siempre ha estado ahí la necesidad de expresarnos a través de la creación, ya sea pintando, tocando algún instrumento o haciendo manualidades desde pequeños.
Realmente Bravo simplemente ha sido una manera de “materializar” todas las movidas que teníamos en la cabeza en algo más concreto.

 

 

¿Basáis muchos de vuestros proyectos en objetos muy básicos… fruto de una búsqueda? Se trata de algo fortuito?
Empezamos fotografiando objetos que encontrábamos en nuestras casas y en las casas de nuestras abuelas, por eso la mayoría de nuestros bodegones se basan en elementos cotidianos. No nos planteábamos comprar piezas para fotos, simplemente trabajamos con lo que había. Después de exprimir todo lo que teníamos a nuestro alcance empezamos a buscar en mercadillos y tiendas de segunda mano. En cuanto a la selección tampoco tenemos un método estricto. A veces nos topamos por sorpresa con una pieza que nos flipa y decidimos fotografiarla y otras nos volvemos locos buscando un item concreto que encaje a la perfección con el bodegón en el que estamos trabajando.

 

¿Qué clientes llaman a vuestra puerta?
La mayoría están vinculados de un modo u otro al mundo de la música. Víctor es músico y muchos de nuestros amigos también lo son, poco a poco nos fueron pidiendo desde carteles para conciertos hasta portadas de discos y aquí estamos.

 

¿Cuáles son vuestras referencias?
P: Mi yaya, José Pérez Ocaña y Val del Omar.

V: A mí me mola la gente que baila.

 

 

¿Qué han supuesto las redes sociales para vuestro tipo de arte?
Una sala de exposiciones “gratuita” e internacional. Un medio para darte cuenta de que hay gente que comparte las mismas inquietudes que tú y que de una manera u otra te hace sentir comprendido y valorado.

 

¿Dónde podemos encontraros hasta ahora?
En nuestra casa-estudio en Elche escuchando Camarón y en la Internet.

 

¿Y dónde podremos encontraros en el futuro próximo?
En una manifestación por una cuota de autónomos justa.

 

¿Algún evento que os gustaría destacar que os haya aportado mucho profesionalmente?
Probablemente la edición de Libros Mutantes de este año (2017). La oportunidad de conocer por fin en formato carne y hueso a mucha gente que seguimos y admiramos y desbloquear a la peña sólida de Madrid fue un 10.
Además gracias a estar ahí nuestro Trump-Zine salió en Tentaciónes, cosa que por otra parte sirvió para que Cuadernillos Rubio nos echara un puro. Empatando.

 

 

 

Kluid Magazine es una revista de moda, gastronomía, música… podríais recomendarnos un sitio para comer, un diseñador o marca de moda y un grupo de música?
La Pubilla (BCN) / Sisyphe / ZA!

 

¿Por último, a quién os gustaría ver entrevistado en Kluid Magazine?
A Germán Coppini.