fbpx

Sara Bamba: «No puedo imaginar ni concebir un mundo sin cines. Ir al cine es un ritual en comunidad»

Ojalá no fuera necesario reivindicar más los derechos básicos de las mujeres, pero todavía queda mucho por hacer, y puestas a seguir alzando la voz unidas, aquí tenéis a nuestras mujeres de este #8M.

📽️ Hoy queremos dar espacio a las mujeres del sector audiovisual de nuestro país para que compartan con los lectores de Kluid Magazine sus experiencias vitales y profesionales.

Damos voz a las profesionales de este ámbito para que nos hablen acerca de qué se debería hacer para lograr la paridad en su sector y promover un cambio real que allane el camino para entrar en una industria en la que no faltan mujeres ni talento femenino, pero sí más visibilidad, liderazgo y que no se siga estereotipando a la mujer por el hecho de ser mujer.

Además, queremos conocer de cerca cómo van a celebrar este día, sus mensajes al mundo, logros y sueños, su opinión sobre conciencia feminista, mainsplaining y sobre mujeres que inspiran a otras mujeres, sin importar su origen, raza o condición.

Este año participan: Gris Jordana (directora de fotografía), Lucía Catoria Paz (directora de fotografía), Délia Brufau (actriz), Mar del Corral (directora), Marta Iraola (productora), Ana Liébana (directora), Marta Díaz (directora de fotografía), Sara Bamba (directora y guionista), Melania Cruz (actriz), Teresa Riott (actriz), Catalina Sopelana (actriz), Paula Martín-Ferro (directora de publicidad), Tamara Casellas (actriz), Irene Pin (directora de cine), Sara Bort (eléctrica).

Entrevista a Sara Bamba, directora y guionista

«No puedo imaginar ni concebir un mundo sin cines. Ir al cine es un ritual en comunidad»

– Cuéntanos algo sobre ti, a qué te dedicas y qué estás haciendo en este momento.

Me llamo Sara Bamba y tengo una productora audiovisual (www.helsinkifilms.com) y un estudio de postproducción (www.eloraposthouse.com). Escribo, dirijo, produzco y monto. Además, soy coordinadora del Curso Profesional para Filmmakers en la ECAM. Ahora mismo estoy desarrollando un proyecto de serie policíaca (Benalomar) que ha estado seleccionada en CIMA IMPULSA, un programa de desarrollo apoyado por Netflix y el ICAA.

– ¿Cuál es tu mensaje al mundo para este 8 de marzo?

Por un lado, mi mensaje es por el entendimiento y el diálogo dentro del feminismo, porque creo que ahora hace mucha falta. Y también que la lucha de las mujeres aún tiene un gran camino por recorrer porque aún queda mucho por hacer y no podemos mirar solo a nuestro alrededor o a lo que se refiere solo a cada una, sino que hay pensar transversalmente y en todas las mujeres del mundo. La medida de la situación de las mujeres no es solo lo que me pasa a mí. Creo que esta ha de ser la perspectiva.

– Casi un 25% de las historias contadas en el cine están escritas por mujeres. ¿Qué crees hace falta para que el sector audiovisual sea más paritario?

Aunque haya gente que no cree en ellas y las critica, creo que las medidas encaminadas a la igualdad son necesarias hasta que se consiga la paridad. Además se ha demostrado que, poco a poco, los porcentajes de mujeres suben cada año, aunque muy discretamente. Hacen falta más referentes visibles de mujeres en todos los departamentos que puedan inspirar a las nuevas generaciones.


– Las plataformas digitales han cambiado el consumo de contenidos audiovisuales. En tu opinión, ¿convivirán como los formatos más accesibles para consumir series, películas, documentales respecto a la televisión convencional y el cine?

Hay algo que nos dicen los datos de taquilla y es que ahora se acude menos al cine. También hay que pensar que la pandemia ha influido en este escenario y nos ha recluido en nuestras casas. Seguramente, mucha gente se ha suscrito a plataformas que no tenían y ya se han quedado.

En cualquier caso, quiero pensar que las salas de cine nunca van a desaparecer del todo y se encontrará la manera de que las dos experiencias convivan y se complementen porque son diferentes. No puedo imaginar ni concebir un mundo sin cines. Ir al cine es un ritual en comunidad.

– ¿Qué oportunidades brindan los festivales y concursos para los cineastas?

 Creo que más allá de los premios y las selecciones, que no dejan de ser algo subjetivo y en ocasiones se valoran como injustas (y lo digo porque he sido seleccionadora y jurado en festivales), lo más interesante son las personas a las que conoces, con las que haces red y que van formando tus contactos en el sector. Personas que pueden ayudarte y a las que tú puedes ayudar.

– ¿Cuáles son los nuevos retos y tendencias en el sector del entretenimiento audiovisual? 

Creo que hay un reto muy importante y es no perder lo autoral, no perder el discurso ni la reflexión. Precisamente, no dejarse llevar por tendencias y tratar de encontrar siempre la voz propia.

– ¿Qué sería la vida y nuestras vidas sin el cine o sin la producción audiovisual?

Si me preguntas a mí en concreto, te diré que mi vida sin el cine o la literatura habría sido mucho más confusa y dolorosa porque me han ayudado a entender el mundo, a entenderme y han sido un refugio y una brújula en muchos momentos de mi vida, por no decir en casi todos.

– Una frase/pregunta con la que no te gusta que te aborden solo por ser mujer.

Aquí viene la gran paradoja y es que, en realidad, hay que seguir hablando de desigualdad, pero también las mujeres demandamos que nos pregunten por nuestros trabajos, por nuestro discurso como creadoras.

En general, lo que no me gusta es que nos inviten solo por ser mujeres para hablar de la situación de la mujer. Es decir, voy donde sea a hablar sobre eso, pero también quiero que cuenten conmigo para trabajar o para hablar de lo que hago y de por qué lo hago.


– El mansplaining, unión de las palabras “man” y “explaining”, se sufre más de lo que creemos. Es la tendencia de algunos hombres a actuar de manera paternalista y sabelotodo sobre un tema en cuestión tratando de deslegitimar principalmente a las mujeres. ¿Has vivido alguna situación que quieras contarnos?

No sé si lo que me pasó fue exactamente o no un mansplaining, pero sí fue una actitud paternalista y muy desagradable. Casi siempre cuento esto porque fue una situación de vulnerabilidad absoluta y me dio mucha rabia no haber tenido las herramientas suficientes en ese momento para reaccionar y defenderme.

Cuando nació mi hija, fui a un rodaje de un trucho de publicidad en el que era coproductora, coguionista y codirectora. Me llevé a mi hija a la que aún amamantaba y, en un momento dado, le di de mamar en el combo porque estábamos viendo un plano. Realmente, solo estaba con ella el rato que mamaba porque el resto del tiempo la cuidaba mi madre fuera del set. Al día siguiente, el otro productor me llamó la atención y me dijo que había incomodado a varios hombres del equipo por ese motivo. Me hizo sentir muy culpable y ojalá pudiese leer esto para decirle que aquello fue estúpido, machista y muy cruel.

РUna mujer que te inspire y por qu̩.

La verdad es que lo primero que me ha venido a la cabeza, aunque aún es una niña, es mi propia hija porque tener que asumir su educación me ha hecho reflexionar sobre muchas cosas que tienen que ver con los roles y con aspectos que nos atraviesan a las mujeres, por ejemplo, la violencia estructural. Ella me inspira muchísimo para seguir luchando para que las mujeres que vengan después de mí no sufran desigualdad ni violencia solo por ser mujeres, y que desaparezcan las estructuras aprendidas y limitantes para todas ellas. Y también quiero nombrar a Cristina Andreu, la presidenta de CIMA, la Asociación de mujeres cineastas, por lo valiente que es y porque su lucha es real y nos está ayudando a muchas mujeres.

– ¿Nos recomiendas alguna película, canción, libro o pintura escrita, dirigida, realizada por una mujer?

Retrato de una mujer en llamas de Cèline Sciamma es una película que me ha resultado fascinante y que aún sigo pensando en ella aunque la vi hace ya bastante.

Me gustaría reivindicar Margarita y el lobo de Cecilia Bartolomé, una película muy inteligente y de la que se habla demasiado poco.

En cuanto a la música, quiero comentar que las compositoras en el cine son una de las profesiones en las que hay más desigualdad dentro del cine y hay mujeres haciendo trabajos maravillosos: Paloma Peñarrubia o Zeltia Montes, por ejemplo.

Me gustaría reivindicar aquí que algo que todo el mundo puede hacer para contribuir a crear referentes y a visibilizar a las mujeres artistas es acercarse al trabajo de todas estas cineastas, literatas, pintoras, compositoras… y hablar de su trabajo.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.