¿Ser humano o epidemia?

La población aumenta y hemos olvidado lo que somos.

Competir, insensibilizar, acumular.

Estos son los pilares que hemos formado, hemos olvidado o lo que es peor, nos hacen olvidar nuestros genes naturales, parece que somos un producto más en este sistema apocalíptico. Ya no existen sentimientos porque bloquean la producción, hemos olvidado alimentarnos de forma natural (obviamos la alimentación tradicional) y lo que resulta mucho más terrorífico, hemos olvidado quienes somos.

Mientras que físicamente envejecemos mucho más lento, psicológicamente tenemos una hoz en nuestro cuello, hemos dejado tan de lado nuestras necesidades básicas que ni siquiera es posible luchar por ellas. Dónde está nuestra vida? Delante de ti o en la nube?

Estamos de acuerdo que estamos en constante evolución, pero es esta la evolución del ser humano? O es lo que nos tratan de transmitir para mantenernos mermados en una jaula ruidosa y vacía?

Quisiera decir que no somos quien destruirá el mundo en que vivimos pero mentiría.

Ya no sabemos convivir, nos relacionamos sin mirarnos, creemos sentirnos llenos de sentimientos y tan solo estás hablando a una pantalla, a un mísero producto, como tú, como nosotros. Nos hemos olvidado de los nervios de las primeras citas, del suspense que daba su sonrisa los primeros días mientras analizabas cada paso que dabas. Eso, se ha perdido. Diez fotos de filtros que nunca entristecen nuestras vidas grises hace que podamos sentir una vida irreal pero que ahora mismo, tal cual nos venden al ser humano, es suficiente.

Pero hazte dos preguntas:

Quien soy? Quienes somos?

La alimentación no importa, no importa darle las gracias al camarero mientras te sirve el vino, tan solo esperas poner un par de hashtags que hagan de tu nube, una nube totalmente vistosa, totalmente irreal. Porque no te gusta el vino, porque no te gustas tú.

Facebook, Tinder, Twitter, Instagram, WhatsApp.

No soy el primero que se ha dado cuenta que estas redes sociales nombradas y sus derivadas menos conocidas hacen de nuestra vida más fácil, más estructurada para todos esos que no quieren que entorpezcamos su riqueza, su estabilidad. Amistades por Facebook, relaciones por Tinder, expresiones por Twitter, egos por Instagram, conversaciones por WhatsApp.

Tarde o temprano, acabaremos con nosotros mismos, si no lo hemos hecho ya.

Aún puedo recordar lo que era conocer, conocer de verdad, sentir de verdad y expresarme de verdad. Hipócrita por utilizar todo eso que critico? sí.

Pero luchemos por nosotros. Luchemos por ser quienes somos. No hagas de nosotros una epidemia, no nos enamoremos de la autodestrucción del ser humano. Sé todo lo que eres en la nube, pero que con quién tienes delante.