Skepta ya no vive deprisa.

El emperador del grime conquistará Madrid por primera vez el mes que viene.

Como pionero, podría abanderar la última ola de grime británico pero él se la mira ya desde tierra firme.
Lleva años en el juego, ha renacido un par de veces y no necesita demostrar n-a-d-a.

Su primer largo, en 2007, ya se llamaba Greatest Hits. El último, Konnichiwa, salió en 2016 después de un tiempo desaparecido, ganó el Mercury Prize, y contiene Shutdown, un himno que samplea a Drake gozándolo en un club de Las Vegas. Solo este track tiene casi 100 millones de streams. Suena en el aire pero se baila en la calle.

 

 

Skepta by Vicky Grout

Ahora, el foco de Skepta está en los featurings: cruzados con su bro A$AP Rocky (Praise The Lord y Ghost Ride), disparados con Dizzee Rascal, otro pionero, en Money Right, con la futura estrella Stefflon Don en Ding-A-Ling, o con el nigeriano WizKid en Energy, una de las canciones de este verano.

Alto y claro:
Skepta se ha pasado el grime. Desde el DIY ha llegado hasta aquí. Y quiere más.
Tras romper dos años seguidos en Primavera Sound (en 2017 cerró uno de los escenarios principales; en 2018 apareció por sorpresa), ahora, por fin, le llega el turno a Madrid by Primavera tours