Titanes: Nychos y los pilares del amor

El austriaco, uno de los muralistas más importantes del mundo, deja una intervención para el recuerdo en Porzuna bajo el título “The pillar of unified love”.

 Con 8 silos ya terminados, Titanes regresará tras el verano con dos nuevas intervenciones

La localidad de Porzuna, en la provincia de Ciudad Real, luce ya orgullosa la intervención del artista austriaco Nychos sobre tres de las fachadas de su silo, un edificio de 25 metros de alto en su estructura principal.

Especializado en plasmar sobre paredes y lienzos precisas y asombrosas representaciones de la anatomía humana así como de distintas razas animales, Nychos ha puesto el foco con “The pillar of unified love” sobre la forma y estructura del esqueleto humano. Y lo ha hecho tanto introduciendo novedades en su forma de pintar –reduciendo la paleta de colores, así como la intensidad de los mismos- como profundizando en conceptos que ha venido desarrollando últimamente, caso de la consciencia y la espiritualidad.

The pillar of unified love” está dividido en cuatro secciones, siendo la totalidad del mismo una representación del amor a través de una serie de figuras comúnmente asociadas a la muerte. Porque, para Nychos, “ningún miedo a la muerte hace la vida aún más grande y más libre”. Y así, comienza mostrando las mínimas diferencias entre la estructura ósea de un hombre y una mujer para, a continuación, mostrar una de ellas en postura de meditación (“una manera de deshacerse de todas las ilusiones que el ego ha construido)” y, finalmente, entrelazadas en un beso.

La última sección recoge figuras de distintos cráneos y esqueletos, humanos y animales. Fueron ellas las que contaron con la colaboración artística de un numeroso grupo de miembros de la asociación Laborvalía, en un nuevo ejemplo de integración a través del arte. Como anécdota, Nychos también nos dejó un recuerdo en forma de retrato dedicado a nuestro jefe de producción en el proyecto, agradecimiento a su labor durante los días de intervención mural.

Titanes es un proyecto fruto de la colaboración entre la Diputación de Ciudad Real, la asociación Laborvalía y el equipo creativo del artista Okuda San Miguel (comisario del proyecto), Ink and Movement que volverá con todos vosotros en septiembre.