Y es que cuando tú me mirabas yo me quedaba ciego.

 

¿Has sentido –si es que eres de los que son capaces de sentir más allá de calor, lluvia o frío– esa fuerza colosal que invade un cuerpo cuando otro lo mira, desde lejos, así sin llegar a tocarse? Ese torrente que sale de unos ojos y se detiene en otros. Tan –aparentemente– inocuo. Tan –en realidad– letal. Y entonces esos ojos que se están hablando en silencio, de pronto, no ven otra cosa que esas pupilas y pestañas y párpados que sueñan con, al fin, rozarse.

TEXTO X @constelacionesypoesia
FOTO X @pablogarciafoto